Redacción
Ante la constante batalla de las ventas y la aparición obligatoria de segmentos más atractivos, eficientes, menos contaminantes y por supuesto, más baratos para los consumidores, las compañías de autos anunciaron la pronta fabricación de unidades económicas denominados "low-cost-car", en donde la firma Renault pretende iniciar desarrollando una unidad basada en su modelo Laguna.
De acuerdo con el tabulador de costos, dicho segmento indica una cantidad menor a los 10 mil dólares, mismo que podría reducirse hasta los 2 mil dólares en el valor de la unidad, dependiendo de la compañía y del nivel de equipamiento que contenga.

Tata Motors., la primera compañía en anunciar el lanzamiento de un vehículo al que llamó "el más económico del mundo", mantuvo su postura en no ceder de este segmento y prevalecer hasta conjurar su objetivo, ante lo cual el "monstruo" norteamericano, General Motors no tardó en anunciar el desarrollo de una unidad significativamente barata, seguido también de Toyota, Chrysler y ahora Renault.