Universal
Lucía Andrea "sólo es una estudiante con inquietudes y preocupaciones como docenas, cientos de universitarios. Ella no está vinculada a organizaciones armadas, ni a organizaciones militares, asegura el padre de la mexicana sobreviviente al bombardeo que el ejército de Colombia realizó sobre territorio de Ecuador, en el que el número 2 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Raúl Reyes, junto con otros 20 insurgentes, perdió la vida.
"Es sólo una estudiante con inquietudes sociales y políticas de los jóvenes de su época", dice Jorge Morett Sánchez, padre de la joven mexicana que se encuentra en un hospital militar en Quito.

Morett Sánchez, un profesor de la Universidad Autónoma de Chapingo, relata a EL UNIVERSAL que su hija de 26 años es una activista, pero que siempre "ha estado en el plano legal", participando en protestas, en acciones que tienen que ver con los derechos civiles, políticos y básicos de todos los mexicanos como la libertad de reunión, de expresión y que la ha desarrollado en esos términos.

Sin embargo, recuerda que desde la adolescencia mostró estas actitudes como cuando "le gritó en la cara al presidente Zedillo: respeta los Acuerdos de San Andrés", y de eso Morett Sánchez justifica: "Es algo dentro de nuestras libertades y nuestros propios derechos".

El profesor comenta que desde el lunes, que tuvieron contacto con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el gobierno mexicano les ofreció apoyo para agilizar los trámites de visado y las gestiones para la compra de boletos hacia Ecuador y verificar, personalmente, la situación de salud de su hija.

A decir del padre y de lo que le confirmaron en la Cancillería, "el gobierno ecuatoriano ha atestiguado que ella estaba ahí realizando actividades de investigación académica. No hay ningún cargo. Ninguna situación jurídica que le afecte a ella".

Después de su visita a la SRE, con funcionarios de la subsecretaría de América Latina, Morett Sánchez relató que hay "preocupación en el gobierno mexicano por la situación".

Sobre el estado legal de Morett Alvarez, el embajador de Ecuador en México, Galo Galarza, señala que "carece de un estatus específico y simplemente está recibiendo ayuda humanitaria", como corresponde en estos casos.

Precisa que una vez que esté en México, serán las autoridades de nuestro país quienes "definan si realizaba investigaciones académicas sobre movimientos guerrilleros".

Previo a ello, los padres de Lucía difundieron una carta en los medios de comunicación en la que manifiestan su "preocupación" por las lesiones físicas que recibió, al mismo tiempo que se dicen "sorprendidos" por los señalamientos de que su hija es "guerrillera" de las FARC.

El documento de una cuartilla y firmado por ambos padres, refiere que la joven "viajó a Ecuador para participar en un evento académico, y aprovechando la oportunidad, hacer actividades de turismo", lo que más tarde fue confirmado en la entrevista, al decir que Lucía planeaba regresar a México el 11 de marzo.

Morett explica que la investigación que realizaba su hija en Ecuador es para elaborar su tesis sobre "Cuestiones de identidad cultural a través de diversas manifestaciones".

Pero de ello, en la secretaría general de la facultad, no se tienen registros. "En todo caso es una cuestión burocrática", dice el papá, quien durante la entrevista se negó a posar paralas fotografías.

La secretaria general de la Facultad de Filosofía y Letras, Tatiana Sule, asegura que desde hace más de año y medio Lucía no tiene ninguna relación académica con la Universidad.

Morett define a su hija como una joven "dedicada a la vida académica. Una alumna brillante, que ha trabajado desde muy joven y que ha viajado por España, Portugal, Francia, donde incluso realizó estudios, a Estados Unidos y en varias ocasiones por países latinoamericanos. Ésta era la primera vez que visitaba Ecuador".