La comisión disciplinaria de la FIFA decidió que el delantero del Ajax estará suspendido para la semifinal ante Holanda, pero podría volver para la final o para el juego por el tercer sitio
El delantero uruguayo Luis Suárez recibió una suspensión de un partido por detener con la mano un balón que le hubiese dado el gol del triunfo a Ghana en los cuartos de final del Mundial.

La comisión disciplinaria de la FIFA dictaminó el sábado que Suárez es culpable de "negarle al equipo rival una clara oportunidad de anotar un gol" y le impuso un castigo de una fecha.

Suárez purgará la sanción cuando Uruguay se mida con Holanda en la semifinal del martes. Se había temido que el artillero pudiese recibir un castigo más severo que le hubiese significado perderse una posible final.

Horas antes del anuncio de la FIFA, el técnico uruguayo Oscar W. Tabárez había dicho que un castigo de más de un partido hubiese sido 'exagerado'.

Con el marcador 1-1, Suárez manoteó un cabezazo de Dominic Adiyiah en la última jugada del tiempo extra que le hubiese dado el triunfo a Ghana en el duelo disputado el viernes.

El árbitro Olegario Benquerenca de inmediato expulsó a Suárez y otorgó el penal correspondiente, pero Asamoah Gyan estrelló la pelota en el travesaño.

Uruguay se impuso 4-2 en la definición en tanda de penales, por lo que pase lo que pase ante Holanda, aún les quedará un partido, ya sea la final o el que defina al tercer lugar del Mundial.