La cantante estadounidense Madonna lloró cuando el rico empresario brasileño Eike Batista se mostró dispuesto a donar hasta siete millones de dólares a los proyectos sociales que promueve, informó la prensa local.
La cantante estadounidense Madonna lloró cuando el rico empresario brasileño Eike Batista se mostró dispuesto a donar hasta siete millones de dólares a los proyectos sociales que promueve, informó la prensa local.
Según el diario Folha de Sao Paulo, durante una cena en la casa del propio Batista celebrada el pasado jueves, el empresario le preguntó a la cantante cuánto dinero llevaba recaudado y cuánto necesitaba, y, al responder que tenía tres millones de dólares y le hacían falta diez, el multimillonario anunció su disposición a completar la cifra.

Fue en ese momento cuando Madonna comenzó a llorar de emoción. La artista dejó Brasil ayer, después de una visita de cinco días destinada a buscar inversiones para algunos proyectos sociales.

El mismo jueves, la artista hizo un viaje fugaz a Sao Paulo para reunirse con un grupo de 24 mujeres de una comunidad pobre con quienes habló sobre los valores positivos que transmite la doctrina hebrea de la Cábala.