"Me siento muy orgullosa de ser la primera mujer latina en presentarse a la Alcaldía, y además también soy la primera mujer de color en hacerlo", dijo Villar en declaraciones a Efe después de hacer oficial su candidatura ante la Junta Electoral de la ciudad de Nueva York.
Nueva York, EU.- Frances Villar, una madre dominicana de 26 años, se convirtió hoy en la primera latina en aspirar a la Alcaldía de Nueva York, tras presentar las más de 14.000 firmas que respaldan su candidatura por el Partido Socialismo y Liberación.

"Me siento muy orgullosa de ser la primera mujer latina en presentarse a la Alcaldía, y además también soy la primera mujer de color en hacerlo", dijo Villar en declaraciones a Efe después de hacer oficial su candidatura ante la Junta Electoral de la ciudad de Nueva York.

Villar, que nació en La Romana (República Dominicana) y a los tres años emigró a Nueva York junto a su padre, se mostró muy satisfecha de su "histórica" candidatura y por poder desafiar así al actual alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, en las próximas elecciones locales del próximo 3 de noviembre.

"No entiendo que, en un tiempo de crisis económica en Estados Unidos, un multimillonario se postule por tercera vez diciendo que representa al pueblo de esta ciudad", aseguró la candidata del Partido Socialismo y Liberación, que ejerce de madre soltera de dos hijos y, además, es estudiante de Biología.

Bajo el lema de "Millonarios: su tiempo ha acabado", Villar quiere convencer al mayor número de personas posible para que respalden su apuesta política "de corte socialista" para Nueva York, donde, a su juicio, se debe acabar con "el racismo" que impera en muchas de sus calles.

"Crecí en Washington Heights, una comunidad en la que todos los días sólo por ser latino o afroamericano la policía te para, te revisa, te pregunta con quién andas, dónde vas y hasta te arresta. Es un terror increíble", explicó esta joven, que asegura que, "mientras haya capitalismo, siempre habrá racismo".

Villar denunció así la labor del actual alcalde al respecto, así como la del jefe de la Policía de Nueva York, Ray Kelly, a quien acusó de no hacer nada para evitar casos como los del joven afroamericano Sean Bell, quien murió después de que tres policías efectuaran cincuenta disparos contra él y dos de sus amigos.

"Queremos acabar con eso y, si llegara a la Alcaldía, haría todo lo posible por ello", dijo Villar, quien reconoció recibir inspiración en los líderes políticos de Venezuela y Cuba, "donde la clase trabajadora se deja oír, llega al poder y lucha por sus necesidades y derechos".

"Venezuela y Cuba suponen un modelo socialista que todos los trabajadores debemos seguir, ya que muestran que no se necesitan billones para llegar a tener poder en la comunidad", aseguró la joven activista política.

Para Villar ser socialista hoy en día en un país como Estados Unidos es ser "luchador y peleador", una persona que se enfrenta a desafíos "para que la clase trabajadora supla sus necesidades".

"Siendo una mujer pobre que tiene hijos, trabaja y estudia, tengo tiempo aún de organizarme y dedicar tiempo a la política por el bien de la clase trabajadora. Eso es lo que quiero transmitir", dijo la candidata, que, según dice, ha recibido el apoyo no sólo de la comunidad hispana, sino también de la afroamericana, así como "de muchos blancos".

"Cuando ellos oyen que una mujer de su clase, de la comunidad latina, se presenta a las elecciones, sienten que tienen que ayudarme y por eso me apoyan", aseguró Villar, quien, entre sus promesas electorales, ha situado la rebaja de los costes de los alquileres y la subida de los salarios mínimos en la ciudad.

También ha prometido aplicar un impuesto del 0,1 por ciento en las transacciones de la Bolsa de Nueva York, para conseguir 65 millones de dólares al año, un dinero que dedicaría para impulsar tanto una educación universitaria como un sistema de transporte público totalmente gratuitos para los más desfavorecidos.

Además del actual alcalde, Michael Bloomberg, y el contralor de la ciudad, William Thompson -los candidatos con más posibilidades-, también han lanzado su carrera política otras personas muy conocidas en la ciudad.

Quizás el más controvertido es Robert John Burck, el "Naked Cowboy" (vaquero desnudo) de Times Square, que se suele ganarse la vida tocando la guitarra vestido con un sombrero, botas camperas y calzoncillos, y que ahora apuesta por la política.