Nueva York, EU.- El pitcher John Maine y los bates de los Mets sacaron la cara cuando Nueva York más los necesitaba.
Maine estuvo a punto de lanzar el primer partido sin hits en la historia de los Mets, Moisés Alou, Carlos Delgado y Luis Castillo remolcaron dos carreras cada uno y Nueva York derrotó 13-0 a los Marlines de Florida.

Nueva York despertó luego de cinco derrotas consecutivas que le costaron el liderato de la División Este de la Liga Nacional.

Los Mets perdieron una ventaja de siete partidos, con 17 juegos pendientes en la campaña, y cayeron a un partido de Filadelfia después del viernes.

El duelo del sábado era de vida o muerte para Nueva York, que podría haber quedado fuera de los playoffs con una derrota y una victoria de los Filis sobre Washington.

En cambio, Maine (15-10) abanicó a 14 rivales, la mayor cantidad de un pitcher de los Mets en ocho años, y perdió el no-hitter cuando Paul Hoover conectó un sencillo con dos outs en la octava entrada.

La actuación en el montículo de Maine es algo que los Mets extrañaron durante su mala racha, en la que sus abridores y el bullpen detonaron.