Caracas, Venezuela.- La banda de rock mexicano Maná se reencontró con su público venezolano después de dos años de ausencia con un concierto de dos horas que deleitó a más de 20.000 fans.
El concierto de la noche del martes se realizó en el hipódromo La Rinconada, en el suroeste de Caracas, a pesar de una serie de complicaciones por la tarima que fue levantada a un extremo del óvalo hípico y que obligó a suspender las carreras de caballos.

La incomodidad de la espera fue compensado con el repertorio de Maná, que inició con la pieza "Déjame entrar" y "Oye mi amor".

El cantante y líder del grupo, Fher, dijo a su público que rugía que había extrañado a Caracas y que compensaría la ausencia de dos años.

El repertorio siguió siguió con los principales éxitos del grupo, que cerró con "El muelle de San Blas", en una despedida que se vio con más claridad en las pantallas gigantes colocadas a los lados de la tarima.

Sin referirse directamente al referéndum del domingo sobre la reforma constitucional del presidente Hugo Chávez, Fher exhortó a los presentes a ir a votar.

"Vayan a votar, por lo que ustedes quieran, pero vayan a votar", dijo en medio de aplausos.