Notimex
Londres.- Una coalición de grupos defensores de los derechos humanos planea realizar manifestaciones hoy en ciudades de todos los continentes para exigir la liberación de la líder opositora birmana Aung San Suu Kyi y otros prisioneros políticos en Myanmar.
Al cumplirse 12 años de la detención de Suu Kyi, Amnistía Internacional publicó este miércoles un informe según el cual hay más de mil 150 prisioneros políticos en Myanmar, sin contar a los detenidos en la reciente represión contra las manifestaciones antigubernamentales.

La junta militar gobernante en Myanmar admitió la semana pasada que unas 500 personas permanecen detenidas, de un total de tres mil arrestadas por participar en las protestas reprimidas a finales de septiembre pasado.

También afirma que 10 personas murieron en la represión, pero fuentes diplomáticas sostienen que la cifra es muy superior.

Las manifestaciones por la liberación de los prisioneros políticos están programadas para efectuarse frente a las embajadas chinas en Londres, París, Berlín, Dublín, Viena, Sydney, Washington, Toronto, Nueva York, Brasilia, Bangkok y Ciudad del Cabo.

Los promotores argumentan que China, uno de los aliados más estrechos de la junta birmana, tiene la clave de la liberación de los reos.

El gobierno chino ha expresado preocupación con la situación en Myanmar y ha exhortado a la junta a mostrar moderación ante los disidentes. Pero también ha enfatizado que no interferirá en los asuntos internos birmanos.

El enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Myanmar, Ibrahim Gambari, está en Beijing como parte de un esfuerzo por crear un frente de países que podrían ejercer influencia sobre el liderazgo birmano para que permita reformas democráticas.

Gambari se reunirá con funcionarios chinos de alto rango, pero no será recibido por ninguno de los máximos líderes del país. La ONU informó que la junta birmana accedió a permitir una visita de Gambari al país a principios de noviembre.

Para las manifestaciones, los organizadores llamaron a los participantes a usar máscaras de Suu Kyi y la vestimenta blanca de los prisioneros políticos birmanos.

Seis ganadoras del Premio Nobel de la Paz -Jody Williams, Shirin Ebadi, Wangari Maathai, Rigoberta Menchú, Betty Williams y Mairead Corrigan- se unieron para exhortar a la ONU a que contribuya para que Suu Kyi recupere la libertad.

"La detención de Aung San Suu Kyi es la manifestación más visible de la brutalidad del régimen, pero es sólo la punta del iceberg", dijeron las laureadas en una carta abierta publicada en el periódico británico The Guardian.