Notimex
Madrid.- La policía española mantiene hoy la alerta en Pamplona, al norte de España, por los incidentes que esta semana causaron la detención de 16 jóvenes acusados de participar en acciones de violencia callejera ('kale borroka', en lengua vasca).
Fuentes de la policía indicaron que la última acción ocurrió a primeras horas de este sábado, cuando un grupo de jóvenes atacó inmuebles urbanos, como sucursales bancarias, e incendiaron contenedores en el centro de la capital de la comunidad de Navarra.

Las acciones de violencia son consecuencia de la operación policial que el pasado martes permitió la detención de seis jóvenes acusados de acciones de violencia callejera y apoyo a la organización separatista Patria Vasca y Libertad (ETA).

Tras ello, otros 10 jóvenes fueron detenidos en las últimas horas por la quema de contenedores de basura, ataques a la autoridad y contra sucursales bancarias en el centro de Pamplona.

Este último grupo protestaba por la detención de los otros seis el pasado martes.

Con esta operación, la policía española trata de esclarecer numerosos actos de violencia callejera contra edificios públicos, estaciones de tren, sucursales bancarias y otras empresas.

La policía decomisó esta semana en los domicilios de los primeros seis detenidos cuatro artefactos incendiarios, material para la confección de artefactos explosivos; una pata de cabra de hierro, varios bidones de aceite de tractor que se utiliza para explosivos.

Además, fueron incautados documentos sobre la formación ilegalizada Batasuna (brazo político de ETA) y la organización radical juvenil, también ilegalizada, Segi.

Las autoridades españolas consideran a la 'kale borroka' como una etapa de formación de jóvenes que después pasan a las filas de ETA, y con cuyas acciones respaldan las tesis independentistas del País Vasco y Navarra mediante la violencia.