El Universal
A su corta edad tiene mejores números que algunas leyendas
Hoy 11 de noviembre de 2009, Mark Sánchez debe estar feliz. Y no sólo porque es su cumpleaños.

El quarterback de origen mexicano, quien hoy celebra su honomástico 23, tiene mejores números tras nueve jornadas de la NFL, que leyendas de los emparrillados en su posición, como Troy Aikman, Terry Bradshaw, Brett Favre y Joe Montana.

Luego de un inicio de tres victorias consecutivas en las que se vio como un fenómeno, las estadísticas de Sánchez han venido un poco a menos, pero no dejan de llamar la atención.

Para ganar su primer juego, Aikman, quien ganó tres Super Bowls con Dallas en los 90, jugó y perdió 15 juegos en su primer año y ganó su primer encuentro hasta la segunda campaña, cuando estaba a un par de meses de cumplir 24 años.

Favre, quien sigue acrecentando su leyenda en Minnesota, no ganó un sólo juego de novato y para llegar a tres victorias tuvo que esperar hasta los 24 años.

Pero las estadísticas van más allá. Sánchez ha sido criticado por tener más intercepciones (10) que pases de anotación.

Bradshaw, ganador de cuatro anillos con Pittsburgh, tiró seis pases de anotación y 24 intercepciones en su primera temporada con los Acereros.

Para lograr las tres victorias que Mark tiene, Montana tuvo que jugar dos temporadas completas y fue hasta la segunda en la que pudo superar las 1,443 yardas que ya tiene el jugador de origen mexicano.

El mismo John Elway, ganador de dos cetros con los Broncos de Denver, no lanzó ocho pases de touchdown hasta su segunda temporada en la liga, cuando tenía 24 años.

Peyton Manning, de los Potros de Indianapolis, lanzó 26 espirales de anotación en su debut, aunque sólo ganó los mismos tres juegos y en contra parte tuvo 28 intercepciones.

Sánchez aún tiene camino por recorrer para igualar a otros grandes como Dan Marino, quien desde su primera temporada ganó siete juegos y lanzó 20 pases de anotación, pero por lo que ha mostrado hasta ahora, tiene la madera para llegar alto.