El Universal
Las mascarillas han sido por mucho tiempo la fórmula mágica para solucionar, en cuestión de minutos, problemas de rostros cansados, sin luz y con imperfecciones.
Existe una gran variedad para las necesidades de cada tipo de piel. Por eso, si tu rostro refleja que has tenido una semana difícil o si quieres limpiarlo a fondo, opta por alguna de las siguientes para que luzcas radiante. Pero antes, averigua qué tipo de piel tienes:

Examina tu piel

Cúbrete la cara con papel albanene limpio y que no esté arrugado. Si el papel no cambia de aspecto y lo retiras limpio, significa que tienes la piel seca y deshidratada. Por el contrario, si cuando lo retiras absorbió aceites y se muestra transparente, es por tu piel grasa. Si no muestra cambios excepto sobre la frente, la nariz y la barbilla, donde se pondrá transparente, tienes piel mixta.

Para cutis seco

Función: rehidratar y ayudar a refrescar la piel.
Papas y aceite de oliva: mezcla una cucharada de papa rayada, una cucharadita de aceite de oliva ligero y media de yogur natural; aplica a tu cara y cuello.

para Cutis graso

Finalidad: eliminar impurezas de tu rostro y mantenerlo hidratado.

Machaca medio pepino con una cucharada de perejil y aplica en el rostro.

Cutis normal o mixto

Para recobrar su tersura y apariencia fresca.
Aplica en todo el rostro yogur natural (evita la zona de los ojos).

Frutas, grandes aliadas

Estas son sólo algunas frutas que benefician y ayudan a todos los tipos de piel a verse fantásticos.
Plátano: hazlo puré y con la punta de los dedos aplica en la cara.

Papaya: pélala y prepara una mezcla suave con la pulpa. La papaya no debe dejarse sobre la piel más de cinco minutos. (Ideal para piel normal y grasosa).
Manzana: machácala y aplícala. (Beneficiosa para pieles con barros o espinillas).

Melón: sigue el método anterior de preparación y aplicación. (Ayuda a las pieles secas y normales).
Para problemas específicos

Recuperar el brillo y vitalidad: mezcla un huevo, una cucharada de miel de abeja y una cucharada de levadura de cerveza.

Tonificar la piel: aplica el jugo de manzana natural.
Impurezas: requieres una cucharada de miel de abeja y dos cucharadas de agua caliente.

Desvanecer manchas: mezcla dos cucharadas de leche en polvo, dos cucharadas de jugo de limón, cuatro de miel de abeja y aplica. Después de retirar la mascarilla con agua tibia, ponte yogur natural (frío) en la cara y el cuello por unos 10 minutos.

Antiestrés: cuece una papa y hazla puré. Ralla otra cruda y mezcla.

Antiarrugas: devuelve la luminosidad e hidrata tu piel. Tritura medio aguacate con una cucharada de jugo de limón, agrega una cucharada de nata y dos cucharadas de jugo de zanahoria.Hidratante: bate tres cucharadas de nata hasta que espese, mezcla con una yema de huevo y unas gotas de limón hasta obtener una crema, y aplícala suavemente; déjala durante 10 o 15 minutos.