La Jornada
De acuerdo con las estadísticas del Inegi, el sector más golpeado por la crisis económica ha sido el de la construcción, en el cual, entre noviembre de 2008 y mayo de este año, han desaparecido 4 mil 317 firmas. Le siguió, en cuanto a número, el sector comercio, en el que 3 mil 139 establecimientos se vieron obligados a cerrar sus puertas, mientras en la industria de la transformación se reportan 2 mil 721 unidades productivas menos.
México, D.F..- Imposibilitadas para superar la crisis económica, más de 12 mil empresas formales sucumbieron en los últimos siete meses, lo cual representó la desaparición de 57 establecimientos diarios en promedio, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El cierre de compañías ha sido una de las principales causas de que en el mismo periodo hayan quedado en el desempleo 514 mil 835 mexicanos que laboraban en el sector formal de la economía. La mayor desaparición empresarial se concentra, en 84.5 por ciento, en los sectores de la construcción, comercio y transformación, en orden de importancia.

De acuerdo con las estadísticas del Inegi, el sector más golpeado por la crisis económica ha sido el de la construcción, en el cual, entre noviembre de 2008 y mayo de este año, han desaparecido 4 mil 317 firmas. Le siguió, en cuanto a número, el sector comercio, en el que 3 mil 139 establecimientos se vieron obligados a cerrar sus puertas, mientras en la industria de la transformación se reportan 2 mil 721 unidades productivas menos.

Paradójicamente, en los sectores de la industria eléctrica y de suministro de agua potable, así como en el de servicios sociales comunales, aumentó la cifra de patrones inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). En el primero se elevó en 24 y en el segundo en 107.

Según los registros mensuales que lleva el Inegi, al cierre de octubre de 2008 el país contaba con 837 mil 563 patrones inscritos en el IMSS, número que se contrajo a 825 mil 533 en mayo pasado.

Las actividades económicas, con fines estadísticos, están divididas en nueve ramas, que van de la agricultura, la ganadería, la silvicultura, la pesca y la caza, a las industrias extractiva, de la transformación, de la construcción, eléctrica y suministro de agua potable. De igual forma, comercio, comunicaciones y transportes, servicios para empresas, personas y hogar y servicios sociales y comunales.

La mayor cantidad de establecimientos, 246 mil 899 al cierre de mayo, correspondió al sector comercio. En orden de importancia le siguieron las empresas de servicios para compañías, personas y hogar, con 222 mil 425; luego la industria de la transformación, en la cual todavía se mantienen en actividad 121 mil 102 firmas. Siguen la construcción, con 98 mil 199, y comunicaciones y transportes, con 49 mil 479. Posteriormente están las 27 mil 154 unidades productivas del llamado sector primario, con actividades de agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y caza, seguidas de las 2 mil 016 de la industria extractiva. Finalmente las mil 335 dedicadas a actividades eléctricas y suministro de agua potable.

Con base en el seguimiento que da el Inegi, se observa que el peor mes para las empresas del país fue febrero, cuando tuvieron que suspender operaciones un total de 3 mil 461 establecimientos. Para el mes siguiente, marzo, se observó una ligera recuperación, al aumentar en mil 668 la cifra de patrones registrados en el Seguro Social.

Pero la recuperación no duró, porque a la crisis económica, en abril pasado, se sumó el brote de influenza humana y el número de compañías volvió a retroceder, con una caída de mil 723, para quedar 826 mil 814 unidades productivas. En mayo continuó la tendencia negativa y la cifra total volvió a retroceder en mil 281.