Madrid.- Lo definen como "partido amistoso", pero un enfrentamiento entre España y Argentina como el que se dará mañana en el estadio Vicente Calderón, de Madrid, deja la definición en una mera formalidad.

Las dos selecciones más importantes del mundo hispanoparlante se medirán mañana en un duelo que despertó una gran expectativa entre la hinchada local y la numerosa comunidad de inmigrantes argentinos existente en España, todos deseosos de ver espectáculo entre dos rivales que expondrán diferentes estilos y momentos de forma.
Madrid.- Lo definen como "partido amistoso", pero un enfrentamiento entre España y Argentina como el que se dará mañana en el estadio Vicente Calderón, de Madrid, deja la definición en una mera formalidad.

Las dos selecciones más importantes del mundo hispanoparlante se medirán mañana en un duelo que despertó una gran expectativa entre la hinchada local y la numerosa comunidad de inmigrantes argentinos existente en España, todos deseosos de ver espectáculo entre dos rivales que expondrán diferentes estilos y momentos de forma.

Mientras la "Roja" siguió maravillando en las eliminatorias para Sudáfrica 2010 con la circulación y el toque al ras del césped que imprimió a su juego para ganar la Eurocopa 2008, los visitantes luchan por recuperar la confianza de la gran mayoría de su afición, que tanto sufrió para celebrar el pase al Mundial y que pide a diario en los foros de internet la renuncia de Diego Maradona al cargo de entrenador.

"Argentina no deja de ser Argentina. Somos respetuosos y Argentina se lo merece, ha sido campeona del mundo y tiene grandes jugadores", afirmó hoy el arquero Iker Casillas, capitán español, quien conoce que ante la "albiceleste" el calificativo de "amistoso" no suele encajar.

Vicente Del Bosque, su técnico, también ponderó las cualidades de un conjunto siempre muy relacionado al país por la gran cantidad de sus futbolistas presentes en la Liga local, al punto que hasta 12 de los 18 convocados argentinos juegan o pasaron por el fútbol español.

"Es de las cinco o seis mejores selecciones del mundo", dijo el seleccionador.

El intercambio de flores lo inició Maradona el jueves, cuando calificó de "brillante" a su rival. "España tiene un equipo armado. Se ha sacado de encima esa mochila de no poder ganar, en la Eurocopa".

Pero los cumplidos se terminarán a las 20:45 horas de mañana (local, 19:45 GMT). Desde el momento en que la pelota empiece a girar, nombres Casillas, Xavi, Andrés Iniesta, Cesc Fábregas o David Villa se entregarán al máximo por la victoria española y otros de lustre similar como los de Lionel Messi, Sergio Aguero, Gonzalo Higuaín o Javier Mascherano lo harán por la argentina.

"Va a ser un partido viril, de hombres. Nuestro rival se va a vaciar. Para ellos es un estímulo muy grande jugar ante España. Son muy patriotas, amantes de su selección, y va a ser un rival potentísimo", concedió Del Bosque.

El estratega español no podrá contar con Fernando Torres, lesionado, lo que podría permitirle utilizar un esquema muy de su gusto, dejando a Villa como único punta y llenando la medular de hombres creativos, como son los casos de Xavi, Iniesta, David Silva o Cesc.

Otra opción sería llevar a Villa a una banda y jugar con µlvaro Negredo como hombre más adelantado, con lo cual tendría que "sacrificar" a uno de sus pequeños centrocampistas.

Por su parte, Maradona tiene previsto utilizar un 4-4-2 que anticipa una Argentina que intentará achicar espacios en campo propio y salir velozmente a través de los pies de Messi, Higuaín y µngel Di María, que jugará por el carril izquierdo.

En el centro del campo aparece Mascherano como titular inamovible. Fernando Gago parece haberle ganado la pulseada al renacido Esteban Cambiasso, llamado por primera vez por Maradona, acompañando al capitán como doble pivote.

El estadio Vicente Calderón se llenará para presenciar un partido con aroma a grandeza y que de tan significativo ya sirvió la última vez para cambiar la inercia.

En 2006 se enfrentaron en Murcia y todo indicaba que, de ganar Argentina, Luis Aragonés sería destituido como seleccionador. España ganó 2-1, el "Sabio" mantuvo el puesto y dos años después terminó levantando la Eurocopa. Hoy, pese a que su puesto no parece correr peligro, Maradona necesita una actuación convincente ante un equipo poderoso para que su discutido trabajo tenga un estímulo.