Universal
El técnico de las Aguilas del América, Luis Fernando Tena, asegura que siempre defiende su trabajo, por lo que no está dispuesto a renunciar; confía en que habrá mejoría en el plantel a pasos más grandes
Aún hoy es simpático. Bromista, al menos, Luis Fernando Tena se relaja -previo a la rueda de prensa en el Nido de Coapa-, mientras confiesa la aventura dominical en la parroquia de su colonia.

"El sonido está como el de la iglesia. Ayer fui. Me tocó leer la segunda lectura", bromea El Flaco Tena, mientras le da juego a una reportera aduladora.

-Ojalá te quedes, más vale...

-Sí, más vale malo conocido... -responde el director técnico del América, quien descubre poco a poco esa sensación de cese en el pálido semblante.

-¿Vas a permitir otro ultimátum de la directiva?

-Yo voy a quedarme aquí hasta que me echen -aclara.

Y luego, cauteloso, explica el motivo de tantos afanes: "Siempre defiendo mi trabajo y siendo un equipo tan importante, más trato de seguir y voy a hacerlo luchando hasta sacar esto, porque sé que tiene forma de mejora. Hasta que la directiva diga. Yo no voy a renunciar jamás".

Entre los argumentos de Tena resalta el coraje expresado por sus pupilos en el campo.

"Mientras vea que hay una buena comunicación y relación con los jugadores, voy a seguir luchando. Un técnico se da cuenta cuando los jugadores creen en él, cuando están con él o cuando están deseando que se vaya".

El entrenador azulcrema observa una mejora, pese a caer 2-1 en San Luis, ante lo cual acepta que con eso no alcanza. "Tenemos que mejorar a pasos más grandes si queremos hacer algo importante en la Liga".

En cuanto a entrega, no existe reproche alguno hacia el plantel. De hecho no percibe posibilidad de reclamo hacia sus muchachos de parte de ningún sector, "ni nosotros, ni la prensa, ni la directiva", considera el timonel.

Porque "ellos han dejado todo en el campo, así que esto sigue siendo responsabilidad mía", admite, soga al cuello.

El esfuerzo no alcanza debido a cuestiones tácticas.

"Son cosas que tengo que asumir y cambiar yo. Lo que está claro es que los jugadores dejan todo en el campo y hay una buena unión", pondera.

Durante la exposición, Tena Garduño habla de corregir.

-¿Lo harás drásticamente?

-Sí, hay que buscar algunos remedios, por supuesto. Es claro que no estamos jugando bien. Sí con mucho esfuerzo, pero no del todo bien y es obligación del técnico corregirlos.

-¿Veremos un América más ofensivo ante Pachuca?

-Será un América diferente de acuerdo a las circunstancias. Son partidos de 180 minutos. El gol de visitante cuenta en caso de un empate en el global. Son partidos diferentes, el rival también es muy distinto.

Y es que hoy, frente a Pachuca, el América da inicio a otro reto: la Copa Sudamericana, de la que precisamente es campeón el conjunto hidalguense, además de poseer el título en la Liga.

-¿Se juegan mucho?

-Todos nos estamos jugando mucho, por supuesto más el técnico, pero todo el equipo se juega la clasificación y un mejor futuro tanto en la Liga como en la Sudamericana, la cual empezamos mañana (hoy).

Asimismo, existe la sensación de revancha, por tratarse del rival que los despojó del título en el Clausura 2007.

"Es un buen partido para empezar a despegar, porque el rival es muy fuerte, porque es el campeón de la Sudamericana y de México. Qué bueno que nos toque un rival así ante el que podamos despegar", promueve.

Eso sí, Tena planea pelear la media cancha y para ello anuncia una propuesta destinada a conseguir la posesión del balón. "La idea es poner gente en medio y no recuperar la pelota en nuestra propia área".