Se dijo que Hugo Olivera salió a esa hora de las instalaciones del diario regional El Día de Michoacán, donde se desempeñaba como editor, y ya no lo volvieron a ver. Foto: Quadratín
El Universal
Localizan el cadáver de Hugo Olivera Cartas, reportero de Tierra Caliente, con cuatro disparos de arma de fuego y señas en su cuerpo de haber sido esposado
APATZINGAN, Michoacán. Alrededor de las tres de la mañana de este martes, policías municipales de este lugar, tras la denuncia de desaparición del periodista Hugo Olivera Cartas, en la madrugada de este martes (02:30 horas), localizaron su cuerpo, a bordo de una camioneta Ford Lobo modelo 2004, placas HA-85-093 de su propiedad; tenía 4 disparos de arma de fuego y huellas de haber estado esposado.

De acuerdo a la información a la que se ha tenido acceso, dado que hay cierto hermetismo en torno a la ejecución de quien fuera propietario de la agencia de noticias ADN en esta población de la Tierra Caliente de Michoacán, además de haber sido colaborador de la agencia de noticias Quadratín de Morelia y corresponsal de La Voz de Michoacán, su desaparición ocurrió a las 21:00 horas del pasado lunes.

Se dijo que Hugo Olivera salió a esa hora de las instalaciones del diario regional El Día de Michoacán, donde se desempeñaba como editor, y ya no lo volvieron a ver, por lo que sus familiares al no tener ninguna comunicación con él vía celular, denunciaron su desaparición a las diferentes corporaciones policiacas.

Fue así que en un recorrido que realizaban elementos de la policía municipal por la carretera que va de esta población a Buenavista Tomatlán, en la brecha que conduce al rancho Los Galeana, descubrieron la camioneta propiedad del comunicador, y al acercarse a ella, la cual estaba con el motor encendido, se percataron que dentro de la misma estaba el cadáver de Hugo, con cuatro disparos de arma de fuego, tres debajo del oído izquierdo y otro más en el brazo derecho.

Al acudir al lugar de los hechos, el Agente del Ministerio Público del fuero común en turno, se percató que el ahora occiso tenía huellas de haber estado esposado, además de que ya no tenía su reloj, anillos y celular, en tanto que su cartera se encontraba en el asiento de la camioneta.