Jon Gambrell / AP
Little Rock, Arkansas, EUA.- El aumento de la población mexicana en Arkansas y en los estados vecinos del centro-sur de Estados Unidos ha incrementado notablemente la demanda de pasaportes y cédulas de identidad más allá de lo que el gobierno mexicano había calculado y se había preparado para entregar.
En los primeros seis meses del año, el consulado mexicano en Little Rock ha visto incrementarse el número de ciudadanos que atiende de 50 a 120, informó el cónsul Andrés Chao.

Por otra parte, Chao indicó que ahora el consulado está considerando contratar tres o cuatro empleados nuevos para la oficina consular para el año próximo, con el fin de poder procesar más papeles, pues calculan que la demanda sólo aumentará. Ya existe demanda en la oficina consular, pero la oficina no tiene suficiente personal para atenderla, indicó Chao a los periodistas después de brindar un discurso en el campus de Little Rock de la Universidad de Arkansas.

"Si agregáramos a otros ocho (empleados), probablemente podríamos atender a unas 300 personas que están por venir'', agregó.

El consulado, ubicado del otro lado de la calle con respecto a la universidad, abrió sus puertas en abril para ofrecerle servicios a los mexicanos que viven en los estados de Arkansas, Luisiana, Misisipí, Oklahoma y Tenesí.

Desde entonces, Chao indicó que sus ciudadanos han solicitado una gran cantidad de citas que su personal, de 12 personas, apenas puede controlar. Muchos llegan a solicitar las tarjetas de identidad conocidas como Matrícula Consular o para solicitar pasaportes, mientras que otros vienen en busca de protección legal y otras necesidades.

Hasta ahora, Chao indicó que los empleados consulares han emitido más de 10.000 documentos desde abril.

Cifras del censo calculan que unos 141 mil hispanos viven actualmente en Arkansas, y la mayoría de ellos provienen de México para tomar empleos en la industria de la construcción, plantas de procesamiento de carne de pollo o en la industria de los servicios.

Chao indicó que las autoridades llevarían un "consulado móvil'' este fin de semana a Oklahoma City para ofrecer papeles de identidad a las personas asentadas en esa localidad.

Parte de la demanda podría disminuir cuando el gobierno mexicano abra un nuevo consulado en Nueva Orleáns. Muchos mexicanos residen en esa ciudad desde que llegaron con las empresas de construcción encargadas en la reconstrucción de la misma tras el paso del huracán Katrina en el 2005.

Chao consideró que el consulado de Nueva Orleáns podría atender a muchas personas que vienen de Luisiana y que actualmente viajan hasta Little Rock para obtener sus documentos.