Jesús Jiménez Alvarez
Jorge Verastegui Saucedo, expresidente de la Coparmex Saltillo, fue el primer dirigente empresarial en anticipar que la situación que se veía venir, sería `la madre de todas las crisis'.
Saltillo, Coah.- En septiembre de 2007, en una de las habituales conferencias de prensa mensuales que brindaba como Presidente del Centro Empresarial Coahuila-Sureste (Coparmex-Saltillo), Jorge Verastegui Saucedo, afirmó que la problemática económica que se veía venir, sería `la madre de todas las crisis'.

En ese momento fue seriamente criticado, porque aún cuando el problema de las hipotecas en Estados Unidos, tenía planteada una amenaza regional muy seria, que podía alcanzar a México y Canadá, nunca se esperaba que las complicaciones en Norteamérica llegarían al extremo de provocar una crisis global, de dimensiones no previsibles.

"Yo anticipé que sería la `madre de todas las crisis', y en aquel momento se me llegó a calificar de `catastrofista', calificativo que hoy está muy de moda, pero ahora todo parece indicar que me quedé corto, al ver el tamaño del `animal' que hoy estamos enfrentando", afirmó el también Director de Relaciones Públicas del GIS.

Aseguró que "para entender bien esta crisis que estamos viviendo es necesario saber de dónde viene, y esta nos llegó de fuera, y es producto de una política económica erronea y laxa que la Reserva Federal de los Estados Unidos aplica y que mantiene durante varios años, manteniendo tasas de interés arbitrariamente bajas".

"Todo mundo - añadió el entrevistado - considera que el problema de las hipotecas en Estados Unidos fue la causa, pero realmente ese fue el efecto de una politíca económica, tan laxa, erronea y discrecional de otorgamiento de créditos; luego vino otra política erronea del Gobierno Federal de aquel país, que fue la autorregulación bancaria, es decir, que cada banco podía decidir su propio apalancamiento, y este se disparó en una forma totalmente peligrosa".

"Entonces - continuó explicando - esa combinación de tasas reales negativas y apalancamiento, provocaron que el problema `tronara' a nivel mundial, y hay que considerar que en tan sólo cuatro años se otorgaron tres millones de hipotecas en los Estados Unidos, hipotecas sin enganche, con tasas de interés realmente bajas".

Verastegui Saucedo afirmó que cuando revienta esta burbuja, "provoca que el consumidor baje su gasto en forma considerable, porque hay dos tipos de consumidores, el discrecional que tiene que gastar en la comida, médico, medicinas, peluquería, gastos que no puede evitar; y el no discrecional que es aquel que utiliza para adquirir carro nuevo, muebles, casa nueva, inversión en terrenos, y al bajar este, detienen todo".

"Nosotros acá - añadió el dirigente empresarial - necesitamos que ellos gasten para activar la economía, porque cuando el consumidor no gasta, cuando retira su gasto, `seca' la actividad económica", lo que nos lleva, afirmó, a las complicaciones que hoy estamos enfrentando, porque si ellos dejan de comprar, nosotros dejamos de exportar.

El entrevistado detalló el Producto Interno Bruto, y dijo que el 70 por ciento está conformado por el consumo, y solo el 20 por ciento por el gasto del gobierno, la inversión privada el 6 por ciento, por lo que la economía de ese país, depende de lo que el consumidor gaste, "y esto no lo digo yo, la fuente es `Protego', la empresa de consultoría de Pedro Aspe".

"Entonces - señaló el dirigente empresarial - si México exporta el 20 por ciento en relación a Producto Interno Bruto, imagínese la dependencia que tenemos, porque las empresas que exportamos, la mayoría de los productos los enviamos a Estados Unidos, y qué exportamos : autos, petróleo y autopartes básicamente, y si vemos que las exportaciones van a la baja y que las remesas que envían nuestros paisanos tambien van en picada, y si a ello le sumamos que el índice de la IED (Inversión Extranjera Directa) también está cayendo, entonces de ahí que tengamos hoy ese panorama bastante complicado".

"Obviamente si nosotros aquí como región exportamos autos a los Estados Unidos, pues estamos seriamente afectados, y para ilustrar un poco más déjenme decirles que el 12 por ciento del listado nacional del Instituto Mexicano del Seguro Social, lo conforman empleos generados por la industria automotriz en este país", explicó Verastegui.

Si tomamos en cuenta que por cada empleo directo que se pierda en el sector automotriz, se multiplica por varios indirectos, la afectación es por demás grave y preocupante. "Siendo conservadores lo multiplicamos por tres, se eleva esto casi al 40 por ciento del listado, y en un escenario conservador, entonces sí estamos como país, y principalmente como región en un problema que nunca habíamos vivido, y habrá que hacer muchas cosas y poner en práctica otras, que tampoco habíamos visto, para poder ayudar a salir del problema".

¿Cuánto se va a tardar la recuperación?

"Esa es una pregunta que se ha planteado en muchos foros, pero hasta el momento nadie tiene una respuesta, sin embargo hay dos hipótesis, una de los economistas que sí saben de esto, porque siempre tienen una explicación para lo que ya pasó, nunca para lo que viene, dicen que las recuperaciones son en dos formas, una en forma de letra `U', y otra en forma de letra `L'.

"En forma de `U' es cuando la caída es vertiginosa, pega como si fuera un elevador en caída libre, rebota y vuelve a subir inmediatamente, situación que hemos vivido en crisis anteriores, pero la más peligrosa es la `L', la que vivió Japón, en el año 2000, y que se prolongó durante un largo periodo de tiempo, y en la que nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que pueda pasar".

"He escuchado - agregó Verategui Saucedo - de gente que sabe de esto, decir que el 2009 prácticamente ya lo perdimos, por una recesión profunda a nivel mundial, quienes afirman que para 2010 podemos esperar una recuperación, si se aplican medidas correctas, por parte de los países, como algunas que ya se han venido aplicando".

"¿Cuáles son esas medidas? - cuestiona el entrevistado - pues el gasto en infraestructura, que muchos gobiernos, incluyendo el de México han recomendando, y que no es otra cosa que las teorías de Kaines, para poder dinamizar la economía".

Sin embargo, aseguró que tiene que ser un programa rápido y preciso, que venga y cumpla con el objetivo, pero que no permanezca, "porque recientemente escuché de un Profesor de Harvard, que dice que este programa de infraestructura, no debe durar mucho tiempo, porque cuando viene la recuperación, y el consumidor empieza a gastar, si este programa sigue en el aire, entonces se conforma una `hiperinflación', y los gobiernos tienen que ser suficientemente listos, para retirar ese programa inmediatamente y dejar que el gasto del consumidor dinamice la economía".