Londres, Inglaterra.- Científicos de la Universidad de Copenhague han descubierto que el medicamento adelgazante Rimonabant, que se comercializa además como remedio para dejar de fumar, aumenta el riesgo de padecer trastornos psíquicos.
Esta conclusión, de la que da cuenta en su último número la revista médica británica "The Lancet", vuelve a poner de relieve, según los expertos, la necesidad de encontrar medicamentos para la pérdida de peso que no acarreen efectos secundarios perjudiciales para el paciente.

"Nuestro estudio muestra que 20 miligramos al día de Rimonabant aumentan el riesgo de padecer episodios de trastorno psíquico, como depresión o ansiedad", en pacientes que hasta el momento no habían tenido ningún antecedente de este tipo de desorden mental, aseguran los investigadores en la revista.

Para llegar a enunciar esta afirmación, los científicos de la institución académica danesa llevaron a cabo una investigación con 4.105 pacientes, a los que dividieron en dos grupos: unos recibieron 20 miligramos al día de Rimonabant, mientras que a los otros se les suministró un placebo.

Pasado un año, aquellos que ingirieron el medicamento habían perdido una media de 4,7 kilogramos más que los que no lo consumieron, pero también tuvieron un 40 por ciento más de probabilidades de padecer un trastorno psíquico grave.

Además, los pacientes que recibieron el Rimonabant fueron 2,5 veces más propensos a abandonar el tratamiento por trastornos depresivos que aquellos a los que se suministró el placebo, y la probabilidad de dejar el medicamento por ansiedad fue tres veces mayor en los que lo consumieron.

Sobre quienes abandonaron el tratamiento, los expertos aseguran que no observaron que recuperaran el peso perdido con la ingesta del Rimonabant.

"Como ocurre con otros productos adelgazantes, esperábamos que experimentaran una recuperación de peso una vez que el tratamiento terminara y que, para mantener el peso y el riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares, tuvieran que tomar el medicamento de por vida", inciden.

Esto, unido a los resultados de un estudio estadounidense que indica que los consumidores de Rimonabant presentan un mayor riesgo de suicidio, hace, según los expertos, "recomendable que se incremente la alerta sobre los efectos adversos" del fármaco.