Lourdes de Koster
"Sabían a lo que iban", dijo el secretario de Salud en Coahuila, Raymundo Verduzco Rosán, sobre la brigada de médicos y enfermeras que durmieron en el piso y estuvieron con viáticos limitados en Tabasco para apoyar la contingencia en esa entidad.
El funcionario recordó que incluso el gobernador Humberto Moreira Valdés llegó a Pasta de Conchos cuando ocurrió el derrumbe de la mina; o a Piedras Negras, cuando el tornado en Villa de Fuente y fue el primero en enfrentar las inclemencias del tiempo y atender a la gente.

"Es un ejemplo que tenemos que seguir, cuando uno va a una contingencia sabe a lo que va. no hay instalaciones ni hotel ni restaurantes en los que se pueda comer en forma, sino que lo importante es que se va a ayudar", sostuvo en entrevista telefónica.

Desde el primer día, 95 médicos abordaron el avión que los llevaría a Tabasco, pero no llevaban viáticos, "sólo un apoyo que se les dio para uso personal", aclaró Verduzco que declinó precisar la cantidad aportada.

Admitió que el recurso financiero con el que fueron enviados los médicos no fue suficiente, no obstante aclaró que las instituciones financieras estuvieron cerradas durante varios días y por lo tanto no había forma de enviarles dinero.

Vanguardia publicó ayer las fotografías que demuestran las condiciones en que dormía la brigada de coahuilenses que estuvo en Tabasco. Los médicos y enfermeros aparecen recostados encima de colchonetas, luego de realizar jornadas de trabajo de 12 horas.

Sobre este tema, el Secretario de Salud señaló que la instrucción del gobernador Humberto Moreira Valdés es reconocer el trabajo de este grupo que decidió ayudar en la tragedia de Tabasco.

"Se le va a entregar un mes de salario a cada uno de los que acudieron a Tabasco. en diciembre estaremos repartiendo este beneficio económico, además de que en algunos días a cada uno se le entregará a cada uno un reconocimiento especial por parte del Ejecutivo".

Durante la estancia de la brigada en Tabasco, se aplicaron más de 13 mil vacunas, se dieron cerca de 12 mil consultas, entre otras actividades. El trabajo estuvo coordinado por Alejandro García Dávila, quien permaneció junto al grupo en esta zona impactada por el desbordamiento de ríos.