EL UNIVERSAL
Morelia, Michoacán.- Recién terminó su participación en la segunda parte de Las crónicas de Narnia. Príncipe Caspian, con la que marcó su ingreso al cine de Hollywood, y ya el actor Damián Alcázar ha sido invitado por el productor Mark Johnson para la tercera entrega de este serial fílmico de fantasía y aventuras.
De aceptar participar en la tercera película sobre Las crónicas de Narnia, esta comenzaría su producción en el 2009 y se filmaría en Malta y Nueva Zelanda, lo cierto que como parte de la campaña de estreno de la segunda parte, para el 2008, se lanzarán muñecos de colección de la cinta y Alcázar tendrá el suyo por su personaje Lord Sopespian.

Pero Damián Alcázar aclara, con un profunda sencillez, que él no ha buscado a nadie "porque no ando pidiendo trabajo, no lo sé hacer. Todo me va cayendo y eso es maravilloso, de hecho me invitaron a participar en Las crónicas de Narnia, porque algunos de los productores me vieron en cintas como Crónicas, Hombres armados o El crimen del padre Amaro".

En el proyecto de vida de Damián Alcázar está su deseo de irse a vivir a Canadá y perfeccionar el inglés. "Si algún día quiero pedir trabajo lo haría con directores como Jim Jarmush, los hermanos Cohen o John Sayles, de los cuales me gusta la manera en que cuentan sus historias en el cine. No aspiro a hacer un actor de producciones de Hollywood, no es para mí".

Sin falsas modestias, Damián Alcázar afirma "tengo 54 años, tal vez por eso no me preocupa nada de eso. Ya estoy viejo y quiero seguir haciendo lo que me gusta. No tengo la energía para pensar en ser una estrella y nunca la he tenido, pero sí para iniciar nuevamente, por eso la idea de irme a Canadá".

Sin embargo, después de participar en una producción de millones de dólares, Damián Alcázar se dio el tiempo, hace una semana, de filmar durante tres días un cortometraje en la sierra de Durango con la dirección de Adolfo Dávila en donde da vida a dos personajes Julio y Julián Díaz "fue muy divertido, me recordó mucho Calabacitas tiernas en donde Tin Tan hacía dos papeles".

Para el actor, siete veces ganador al Ariel, no es solamente solidaridad con los cineastas hacer cortometrajes "creo mucho en mi intuición y siempre me ha gustado colaborar con los jóvenes para que cuenten sus historias en cine o en digital, eso es lo que más me mueve, y claro siempre que haya un guión inteligente".

Damián Alcázar es considerado como el mejor actor del cine mexicano, sin embargo elude los elogios, porque sabe que hay mucho talento en el país, pero asume que ha podido hacer cine en toda América Latina, gracias a su instinto que del cual se deja guiar a la hora de aceptar el proyecto y después le importa conocer al director con el que trabajará.

Ahora se alista para filmar en la ciudad de Nueva York la película Don't let me drown con el director chicano Cruz Angeles, una historia sobre los trabajadores latinos que levantaron los escombros después del los atentados en las Torres Gemelas y muchos de los cuales enfermaron de muerte. También en enero iniciará la filmación de Rescatando al soldado Pérez proyecto del tapatío Beto Gómez que se filmará en Sinaloa y Marruecos.

Su estancia en el Festival de Cine de Morelia responde a la promoción de la cinta Satanás, dirigida por Andrés Baiz, una coproducción México-Colombia en donde da vida a Eliseo, un hombre que pierde el control y asesina a 20 personas en la ciudad de Bogotá, un hecho verídico que estremeció a la sociedad colombiana.