"No me importan los récords personales, lo mío es que México gane y estoy muy optimista porque veo al equipo en la segunda ronda y luego en la pelea por llegar por lo menos a la semifinal", apuntó González, jugador de los Padres de San Diego en las Grandes Ligas.
México, D.F..- Adrián González, tercer bate de México en el Clásico Mundial de béisbol, aseguró hoy que le importa mucho su equipo y no tanto los récords personales, por eso no intentó buscar la marca de tres jonrones en un juego, ayer ante Sudáfrica.

"No me importan los récords personales, lo mío es que México gane y estoy muy optimista porque veo al equipo en la segunda ronda y luego en la pelea por llegar por lo menos a la semifinal", apuntó González, jugador de los Padres de San Diego en las Grandes Ligas.

Después de pegar 36 cuadrangulares y empujar 119 carreras en la temporada 2008 de las Mayores, el mexicano se confirmó como uno de los mejores bateadores latinos en el béisbol de Estados Unidos y ante Sudáfrica encabezó el ataque de su selección, al ligar de 4-3, con un doble, dos jonrones, seis carreras impulsadas y tres anotadas.

En la novena entrada del partido, ganado por su equipo 14-3, González tuvo la oportunidad de salir en busca de su tercer jonrón en el juego, que hubiera sido récord del Clásico, pero prefirió darle un lugar a un compañero para que no estuviera tanto tiempo inactivo.

"Le dije al mánager Vinicio Castilla que era bueno darle un turno ofensivo a Agustín Murillo y estuvo bien", apuntó el pelotero de 26 años de edad.

González dijo estar muy motivado por la posibilidad de que México accede a la segunda fase del Clásico, lo cual conseguirá si se impone mañana al perdedor de Cuba y Australia, que definirán esta noche el primer clasificado del grupo B a la fase de los ocho mejores.

"Me da igual quien sea el rival, pero si es Australia será muy bonito porque nos ganaron; creo que esa derrota fue una "chiripada" y si volvemos a enfrentarnos, vamos a ganar", comentó.

Si México se clasifica a la segunda fase del Clásico, González jugará esa ronda muy cerca de su casa en San Diego, lo cual lo tiene contento, sin embargo, advirtió que no se conforma con eso porque, según su opinión, México tiene el nivel para estar entre los cuatro mejores.

"Espero que también juguemos en Los Angeles, en la semifinal y busquemos el título", dijo el destacado bateador.