Morelia.- De la mano del cineasta Carlos Reygadas, Cornelio Wall, protagonista de `Luz Silenciosa' alcanzó el éxito en el séptimo arte
Cornelio Wall es uno de tantos menonitas emigrados alemanes en México que viven en las comunidades cercanas a Ciudad Cuauhtémoc, en el estado de Chihuahua, situado en el norte del país.

Pero Cornelio no es cualquier menonita. Es también el actor principal de la nueva película de Carlos Reygadas, "Luz Silenciosa", en su primera actuación frente a una cámara y en una cinta que México seleccionó para postularse a los Premios Oscar.

"Lo que más trabajo me costó hacer en la película fue llorar y grabar escenas de sexo", confesó este hombre rubio y corpulento.

Betty, la esposa de Cornelio, y sus hijos (Brandon de 15 años y Rosalía de 12) miran a Cornelio Wall con gran admiración, mientras el menonita-actor de cine ofrece entrevistas a decenas de periodistas en el V Festival Internacional de Cine de Morelia, en el centro de México.

Es el primer contacto de la familia Wall con la fama y se adaptan sin complicaciones a su nueva realidad.

Cornelio es agricultor y locutor en un programa de música country en una estación de radio de Ciudad Cuauhtémoc, pero ha sido también chofer de tráiler y obrero.

"Cuando me habló Carlos (Reygadas) para hacer la película pensé que estaba loco", contó el menonita. "Mientras estábamos trabajando tuvimos mucha confianza, y como Carlos no me regañaba pues yo me entregaba al trabajo", dijo.

En la película Cornelio es un menonita que se enamora de una mujer que no es su esposa, contraviniendo los preceptos de su religión y de su comunidad.

Contó la esposa de Cornelio, Betty, que cuando éste regresó de "grabar" sus escenas de cama, "me abrazó fuertemente y me dijo llorando: ojalá eso no nos pase nunca".

Por eso, agregó Betty, una mujer que conserva todavía los rasgos de sus antepasados alemanes, "cuando me dicen cosas (en su comunidad), yo les digo que la película nos ayudó a unirnos como familia, y que no es nada malo".

A diferencia de los menonitas ortodoxos, que viven alejados de la modernidad, no escuchan radio ni ven televisión, Cornelio Wall y su familia son menonitas modernos.

Ellos escuchan música, viajan e incluso saben utilizar Internet y si le preguntan sobre su forma de vida y religión, él dice simplemente: "No sé, yo soy mexicano".

Esa forma de vivir de la familia Wall les ha ganado una cantidad de críticas en su comunidad, que aumentaron con el estreno de la película en Ciudad Cuauh-témoc, el 21 de septiembre.

Pero con todo, Wall dijo que volvería a hacer una película. Eso sí, "sólo si encuentro un buen director", afirmó.