El periódico "The Tennessean" publicó hoy que el abogado de inmigración Elliott Ozment entabló ayer la querella federal en nombre de Diana Mata Cuellar.
Charlotte, EU.- Un mujer de origen mexicano demandó al Departamento de Seguridad de Tennessee por violar sus derechos civiles al decomisar de manera ilegal su certificado de naturalización estadounidense cuando trataba de obtener una licencia de conducir de ese estado.

El periódico "The Tennessean" publicó hoy que el abogado de inmigración Elliott Ozment entabló ayer la querella federal en nombre de Diana Mata Cuellar, alegando además que al menos otros 100 documentos migratorios han sido confiscados durante los últimos cinco años de manera inapropiada a ciudadanos de origen hispano.

En el caso Mata Cuellar, la demanda cita que la joven de 21 años acudió el pasado mes de marzo a una oficina de licencias en Morristown, en el condado Hamblen, al este del estado, para tramitar la licencia de conducir.

La hispana mostró su certificado de naturalización, tarjeta de seguro social y una identificación válida del estado de Arkansas, pero los funcionarios solicitaron más documentación porque al parecer la prueba de ciudadanía lucía "alterada".

Mata fue a su casa a buscar las cartas que había recibido de inmigración sobre su proceso de convertirse ciudadana del país, sin embargo, ya era muy tarde porque los oficiales habían retenido el documento el cual fue dañado posteriormente durante su revisión.

Asimismo, la demanda acusa al Departamento de Seguridad de violar los derechos civiles de los solicitantes de licencias de origen hispano que se encuentran viviendo legalmente en el país y busca que a éstos no se les confisquen sus documentos de identidad.

"Esto es un problema y no es la primera vez que ocurre", declaró Ozment al periódico.

Dalya Qualls, portavoz de la dependencia estatal, explicó a los medios que los inspectores de licencias reciben entrenamiento para identificar documentos fraudulentos y para reconocer aquellos que emite Inmigración.

Esta acción judicial ocurre en medio de un clima muy hostil que se ha generado en el estado en contra los inmigrantes a raíz de la aprobación de una serie de medidas perjudiciales que todavía están siendo analizadas por el gobernador Phil Bredesen.

La próxima semana se espera que Bredesen tome una decisión sobre si firma o veta una ley que requiere que las cárceles locales investiguen el estado migratorio de los detenidos.

Cerca de 100 ciudadanos que defienden los derechos de los extranjeros llevaron a cabo ayer una vigilia en las escalinatas del Capitolio estatal para pronunciarse en contra de la medida a la que tildaron de "discriminatoria".