muertos, frontera, mexico, estados unidos
Reitera la canciller Patricia Espinosa el rechazo al muro fronterizo, pues asegura que lejos de contribuir a la solución del problema lo agrava
La canciller Patricia Espinosa reconoció ante gobernadores que en lo que va de este año han fallecido 345 mexicanos al intentar cruzar la frontera con Estados Unidos y admitió que el inicio de las campañas electorales en aquel país no favorece por el momento una reforma migratoria.

Luego de que la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) condenara las medidas persecutorias contra las connacionales, reafirmó que el gobierno mantendrá su rechazo al muro fronterizo que, dijo, lejos de contribuir a la solución del problema lo agrava.

Admitió que el diagnóstico de la situación en Estados Unidos no es alentador para los migrantes y sostuvo que otra consecuencia negativa de la política del ramo en ese país es la desviación de los flujos migratorios hacia zonas más agrestes y peligrosas.

Con ello se incrementó el número de migrantes muertos en su intento por ingresar a la Unión Americana y generó condiciones para que prolifere la actividad ilegal de traficantes de personas.

Ante ello explicó las acciones emprendidas por el gobierno mexicano en apoyo a los connacionales como instalar en alerta la red consular sobre toda iniciativa que pueda afectarlos.

Explicó que mediante el Programa de Protección Preventiva se monitorea y detectan iniciativas, disposiciones legales, judiciales y políticas antinmigrantes que puedan afectar los intereses y violenten los derechos de los mexicanos que residen en aquel país.

También se mantiene un intenso cabildeo con autoridades y organismos no gubernamentales defensores de los derechos de los migrantes para avanzar en la promoción de iniciativas que convengan a los intereses de las comunidades de mexicanos en esa nación.

Luego de explicar a detalle cada una de las acciones que se han emprendido, Espinosa Cantellano precisó que en el país del norte radican casi 30 millones de personas de origen mexicano de las que cerca de seis millones son indocumentadas.

Apuntó que en 2006 los residentes mexicanos en el extranjero enviaron a este país 23 mil 053.75 millones de dólares, equivalentes a 2.3 del Producto Interno Bruto (PIB).

Finalmente aseveró que las medidas unilaterales y la construcción de obstáculos físicos en el vecino país del norte no han demostrado ser eficaces para resolver la problemática ocasionada por el fenómeno de la migración.