Panamá, Panamá.- Los mexicanos Luis Placencia y Jorge Sánchez son los principales jefes de una red de narcotraficantes descubierta esta semana en Panamá y están requeridos por el Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA), informó hoy el diario local La Prensa.
El periódico señaló que fuentes ligadas a las pesquisas le informaron que estos dos mexicanos, que ya fueron detenidos por las autoridades panameñas el pasado fin de semana, se encargaban de las operaciones logísticas de la banda, que operaba en el país desde 2002.

Agregó que Placencia y Sánchez se dedicaban a todo lo relacionado con el transporte de cargamentos de cocaína en rutas desde Colombia y Panamá, hasta Costa Rica y Guatemala.

Según el diario, las autoridades de Estados Unidos buscaban a estos dos mexicanos debido a su supuesta vinculación con una serie de alijos introducidos en ese país en años recientes.

Junto con Placencia y Sanchez, las autoridades de Panamá detuvieron el pasado fin de semana a dos supuestos cabecillas del narcotráfico panameño, lo que puso al descubierto la red criminal con posibles ramificaciones en diferentes esferas gubernamentales, a través de la cual se ha traficado más de una tonelada de cocaína.

El periódico informó el miércoles que en esta red estarían involucrados personal del Ministerio Público, Policía Nacional, Aduanas, otras entidades de seguridad y empresarios locales.

Los informes señalan que las autoridades ya han detenido a 19 personas, entre estas a 11 funcionarios públicos para su investigación.

Las detenciones se llevaron a cabo el pasado fin de semana en esta capital y la provincia occidental de Chiriquí, limítrofe con Costa Rica.

Entre los detenidos hay reincidentes en varios delitos e incluso algunos ya habían sido condenados por tráfico de armas y drogas, detalló el informe del diario.

La Prensa indicó que las autoridades antinarcóticos de Panamá han contactado a sus homólogas de Costa Rica, ya que esta red tiene nexos con por lo menos dos bandas del crimen organizado en ese país.

Este grupo también está vinculado con los "tumbes" (personas que roban droga, dinero o armas de fuego a grupos de narcotraficantes), además de varios homicidios.