LA JORNADA
México, D.F. .- México es "muy bueno para importar" granos y cereales, y la balanza comercial al respecto muestra un déficit de 2 mil 854 millones de dólares, al contrario de lo que sucede en frutas y hortalizas, aseguró Jaime Zabludovsky, ex subsecretario de Comercio y ahora vicepresidente de una consultoría de comercio internacional.
Sin embargo, desestimó que exista riesgo de desabasto de granos en México, pese a que países que antes pugnaron por la liberación agropecuaria ahora cierran sus fronteras y dejan de exportar granos, a fin de mantener precios bajos en sus mercados internos, como es el caso de Argentina. Con ello, dijo, se envían señales "perversas" a los productores porque en lugar de fomentar que se produzcan más esos productos que actualmente tienen precios altos, se propicia que cambien de cultivos.

Aún así consideró que se deben instrumentar "programas de apoyo a los consumidores más desposeídos y menos beneficiados porque ha habido presiones en los precios de los alimentos", al tiempo que aclaró que México no sufre una dependencia de las importaciones de granos sino que se trata de condiciones de los mercados globales donde se venden productos en los que se es competitivo y se compra en lo que no se es tanto.

No hay riesgo tampoco de que se acentúe un déficit en la balanza comercial agropecuaria porque, dijo, "está muy sana y tenemos mucho espacio".

Ponente en un seminario sobre facilitación del comercio internacional, organizado por la Cámara de Comercio (Canaco) y el Centro de Comercio Internacional de la ONU, Zabludovky, quien como subsecretario de negociaciones comerciales internacionales en 1994, estuvo a cargo del diseño y puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y otros acuerdos comerciales suscritos por México, destacó que el alza en los precios de los alimentos propicia la reactivación la ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio.