LA JORNADA
México, D.F. .- México se ha convertido en país productor de dólares falsos, lo que "ha causado enormes problemas", aseguró la Procuraduría General de la República (PGR).
La institución declinó ofrecer cifras específicas sobre los montos de falsificación, pero dejó en claro que la actividad es realizada por bandas de delincuencia organizada que a la vez trafican con droga o venden documentos de identidad también apócrifos.

"La falsificación es no sólo un delito, sino un problema social, que afecta directamente el patrimonio de las personas, en especial de las de menor ingreso", comentó Humberto Ruiz Torres, director jurídico del Banco de México (BdeM) durante el Seminario sobre seguridad de la circulación monetaria, organizado por el propio banco central y la PGR.

José Luis Marmolejo García, encargado en la PGR de investigar operaciones realizadas con dinero de procedencia ilícita o moneda apócrifa, refirió que en México es más problemático para la autoridad investigar la falsificación de divisas que la de moneda nacional.

Refirió, a manera de ejemplo, que una pesquisa de la PGR logró descubrir a un falsificador que en cinco años fabricó el equivalente a 40 millones de dólares en billetes de 100.

Desde un taller montado en su propia casa de Guadalajara, José Carlos González Moreno llevaba las piezas falsas a la ciudad de Los Angeles. Antes de ser atrapado en México, logró ganancias netas por 10 millones de dólares.

El falsificador sólo era un eslabón de una organización criminal que con las ganancias ilícitas compró droga al menudeo -que también pagaba con piezas apócrifas y después la revendía-, luego fabricó también documentos de identidad mexicanos, licencias de conducir y visas para entrar a Estados Unidos. "Aún investigamos a miembros de esta organización."

En cambio, Enrique Eduardo Guarner Lans, gerente de la fábrica de billetes del BdeM, explicó en el mismo seminario que, "en general, las falsificaciones de los billetes mexicanos son de baja calidad".

Los bancos comerciales que detectan billetes o monedas falsos los recogen. El poseedor pierde su dinero en caso de que se corrobore que es apócrifo. Los bancos remiten esas unidades al BdeM.

El año pasado, explicóAlejandro Alegre Rabiela, director de seguridad del BdeM, la institución emisora recibió 211 mil 415 piezas falsas, 10.6 por ciento menos que en 2006.

En cuanto al monto, añadió, el delito creció 31.3 por ciento respecto a 2006, al pasar de 38.3 a 50.3 millones de pesos en piezas apócrifas en 2007. Explicó que el billete más falsificado en 2007 fue el de 200 pesos.

Una reforma a la Ley de Instituciones de Crédito, que entró en vigor en junio del año pasado, hace posible que un usuario reclame cuando recibe en un banco o de un cajero automático un billete falsificado. Sólo puede presentar dos reclamaciones en un año y un máximo de dos piezas en cada evento.

Hasta el 30 de abril pasado, la institución que más piezas falsas entregó a sus clientes fue Banamex, con 82; seguida por HSBC, con 73; Santander, con 47; Scotiabank, con 42, y BBVA Bancomer, con 11, informó Alegre Rabiela.