Washington, EU.- La economía de México, que creció un 4.8 por ciento en 2006, aumentará este año sólo un 2.9 por ciento, debido a la ralentización que registra la economía estadounidense, con la que tiene una estrecha vinculación.
Así consta en el informe "Perspectivas Económicas Mundiales", que dio a conocer hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI), y en el que se atribuye para el conjunto de América Latina un crecimiento para este año del 5 por ciento.

En el caso de México, como ocurre también con los países centroamericanos, el principal factor de influencia es la ralentización que está sufriendo Estados Unidos, lo que afectará a las exportaciones hacia ese país.

Según los datos del Fondo, la economía estadounidense crecerá este año y el próximo sólo un 1,9 por ciento, por debajo de lo que se preveía hace dos meses.

De esta manera, la previsión del FMI para México es que crezca un 2.9 por ciento este año, cuando el pasado mes de julio se calculaba que elevaría su riqueza en un 3,1 por ciento, dos décimas más.

Para 2008, las previsiones apuntan a un crecimiento del 3 por ciento, frente al 3.5 por ciento que se esperaba en julio.

La inflación, medida según el Indice de Precios de Consumo (IPC), puede alcanzar este año en México el 3.9 por ciento, tres décimas más que la registrada en 2006, y un 4.2 por ciento en 2008, según los pronósticos del Fondo.

El informe del FMI calculó que este año el déficit en cuenta corriente de México será equivalente al 0.7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), comparado con el de 0.3 por ciento del año pasado.

Las cuentas de México, según la institución financiera, arrojarán un déficit equivalente al 1.1 por ciento de su PIB el próximo año.

En su informe, el Fondo lamenta que Latinoamérica siga estando a la cola de las regiones en desarrollo en términos de crecimiento.

En este sentido, anima a los Gobiernos de la región a aprovechar el ciclo económico actual, para acometer reformas e incentivar la inversión y la productividad.

Para el FMI, los mayores impedimentos al crecimiento que afrontan estos países son la falta de eficiencia del sector público, la escasa intermediación financiera, la falta de infraestructuras, y el desigual reparto de la riqueza.

En este sentido, los economistas del Fondo han valorado como un progreso "alentador" la reforma fiscal acometida recientemente en México, que ha incluido medidas para contener el coste de las pensiones y para ampliar la base impositiva.

Estas medidas, según el informe, han ido dirigidas a compensar la caída en los ingresos por petróleo, y a proveer financiación adicional para infraestructuras y gasto social.