Alberto Cabezas/EFE
"Yo en lo personal considero que el Gobierno de Estados Unidos no está poniendo lo suficiente de su parte para salir adelante en este conflicto que tiene México", dijo a Efe el ex embajador de México en EU Jorge Montaño (1992-1995).
México, D.F..- México debe buscar una mayor cooperación con Estados Unidos en su lucha contra el crimen organizado que supere el marco establecido en la Iniciativa Mérida, que abarque el control de armas y el lavado de dinero entre ambos países, dijeron hoy a Efe varios analistas.

"Yo en lo personal considero que el Gobierno de Estados Unidos no está poniendo lo suficiente de su parte para salir adelante en este conflicto que tiene México", dijo a Efe el ex embajador de México en EU Jorge Montaño (1992-1995).

La oportunidad para trabajar en esa dirección se presentará los días 25 y 26 de marzo, cuando la Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, visite este país para dar "continuidad a esquemas de cooperación en todos los ámbitos", entre ellos los de seguridad, informó hoy la cancillería mexicana.

La tensión entre los dos países se desató esta semana cuando el director de Inteligencia Nacional estadounidense, el vicealmirante Dennis Blair, dijo que había "ingobernabilidad" e incapacidad en México "para gobernar partes de su territorio y de construir instituciones democráticas eficaces".

En respuesta, el presidente mexicano, Felipe Calderón, dijo que su país espera que el "sentido de corresponsabilidad que ha expresado" su homólogo estadounidense, Barack Obama, en la lucha contra el narcotráfico "se transmita, primero, hacia todos los integrantes de su equipo de Gobierno".

Además lamentó "profundamente" que se hubiera escalado "una campaña" contra México en medios de comunicación, después de que la revista Forbes situara al narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán en el puesto 701 de la lista de los hombres más ricos del planeta, con una fortuna de 1.000 millones de dólares.

Montaño espera un "mensaje apaciguador" de Hillary Clinton durante la visita y considera que la Iniciativa Mérida, un plan de colaboración regional en materia de lucha contra el crimen organizado, "es un muy pobre apoyo de parte del Gobierno de Estados Unidos a una lucha que está librando México" en términos de fondos.

Para el diplomático, los grandes retos en estos momentos están en el control del tráfico de armas y precursores químicos utilizados para fabricar drogas sintéticas, del lavado de dinero y del consumo de estupefacientes.

En su opinión, es inútil hacer comparaciones con otros países con problemas de narcotráfico como Colombia o Perú porque México es el único de América Latina con "tres mil kilómetros de frontera" con EE.UU., lo que introduce una situación "completamente distinta".

"Nosotros necesitamos una cooperación constante, consistente y real por parte de Estados Unidos que hasta ahora no la hemos tenido", agregó.

Otra cuestión que se mira con lupa desde México es la posibilidad de que el presidente Barack Obama decida militarizar precisamente partes de la frontera común con la Guardia Nacional tras haber recibido "peticiones específicas" para autorizar el envío de tropas.

Para Jorge Chabat, experto en seguridad pública del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), aunque EUtiene derecho a hacerlo "ciertamente el mensaje no es de mucha confianza hacia el Gobierno mexicano".

"Seguramente habrá quienes en México digan que esto es una agresión, una más de Estados Unidos, una medida poco amistosa, pero también hay que entender que hay presiones internas" en ese país, añadió.

Finalmente, en entrevista con la emisora de radio mexicana MVS el especialista en seguridad Edgardo Buscaglia consideró que los problemas en México no únicamente derivan de carencias internas, sino de algunos errores de estrategia incubados precisamente en EU.

"No podemos solamente responsabilizar a las autoridades mexicanas. Tienes al jefe de operaciones de la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA) avalando lo que se ha venido haciendo aquí desde hace años", opinó Buscaglia, catedrático de derecho del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Buscaglia es partidario de que en México la Iniciativa Mérida trabaje más en prevenir el consumo, en confiscar activos de los criminales y tomar medidas contundentes para romper los nexos del narcotráfico y la política, como se hizo en Colombia.