La Secretaría de Economía de México dijo que la decisión de Washington violó una cláusula del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN, o NAFTA por sus siglas en inglés) que se suponía debió haber abierto el transporte transfronterizo desde hace años.
México, D.F..- El gobierno anunció el lunes que elevará los aranceles a 90 productos estadounidenses en represalia por la cancelación la semana pasada de un programa piloto de transporte de carga que permitía a camiones mexicanos transportar bienes por autopistas de Estados Unidos.

En Washington, el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo momentos después que el gobierno del presidente Barack Obama quiere trabajar con el Congreso para restaurar el programa.

La Secretaría de Economía de México dijo que la decisión de Washington violó una cláusula del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN, o NAFTA por sus siglas en inglés) que se suponía debió haber abierto el transporte transfronterizo desde hace años.

La medida afectará a 90 productos agrícolas e industriales de 40 estados norteamericanos, por un valor de 2.400 millones de dólares, agregó.

La secretaría no precisó los productos ni especificó la proporción en que aumentarán los aranceles de importación.

Estados Unidos tomó la decisión de acabar con el programa piloto luego que activistas norteamericanos, principalmente organizaciones sindicales, habían alegado que los camiones mexicanos eran inseguros como para que circularan en autopistas estadounidenses, algo que México niega.

Los legisladores norteamericanos manifestaron preocupación sobre el programa y anularon la semana pasada su financiamiento dentro del proyecto federal de gastos.

Gibbs dijo que la Casa Blanca está trabajando con el senador Byron Dorgan para proponer una iniciativa de ley que retome las preocupaciones de los legisladores.

Dos miembros republicanos del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes dijeron que dejar sin solución el problema significará que la economía estadounidense ``seguirá sufriendo las consecuencias'' de perder el mercado mexicano para muchos productos.

``En estas circunstancias, el gobierno debería desarrollar un mejor programa para los camiones que no sólo garantice la seguridad de nuestras autopistas sino también elimine las nuevas sanciones que nuestras exportaciones pueden enfrentar'', dijeron Dave Camp, de Michigan y Kevin Brady, de Texas.

Brady dijo que el Congreso estadounidense terminó con el programa piloto ``en violación de nuestras obligaciones con el NAFTA'' y que las represalias mexicanas convierten a los productos estadounidenses en ``significativamente menos competitivos y podría significar el cierre del mercado mexicano a muchas de nuestras exportaciones''.