"Los mexicanos corren mucho y poseen buenos lanzadores, pero no tienen mucha fuerza", señaló Vinicio Castilla. "No te puedes equivocar, porque lo pagas caro, aunque nosotros tenemos un buen equipo".
San Diego, EU.- México necesita resolver los altibajos de su juego en la primera ronda, si mantiene su ilusión de conquistar uno de los dos boletos para la etapa final del II Clásico Mundial de béisbol.

La escuadra mexicana escoltó a Cuba en el grupo B e iniciará mañana la segunda ronda ante Corea del Sur, líder del A, y monarca olímpico en Pekín en agosto pasado.

"Los mexicanos corren mucho y poseen buenos lanzadores, pero no tienen mucha fuerza", señaló Vinicio Castilla. "No te puedes equivocar, porque lo pagas caro, aunque nosotros tenemos un buen equipo".

Pero los mexicanos, con dos victorias y dos derrotas, lucieron bien en sus triunfos ante Sudáfrica (14-3) y Australia (16-1), pero extremadamente débiles en los reveses frente a Australia (17-7) y Cuba (16-4), en ambas ocasiones en partidos finalizados por KO beisbolero antes del límite de nueve entradas.

El zurdo Oliver Pérez, ganador de diez juegos con los Mets de Nueva York en 2008, es el designado por el director Vinicio Castilla para enfrentar a los coreanos, en una revancha de hace tres años, cuando los asiáticos vencieron 2-1, también en el segundo tramo del certamen.

Pérez lanzó frente a Australia en el debut en el Clásico y en sólo dos capítulos permitió siete indiscutibles, cuatro carreras, todas limpias, con par de jonrones, aunque repartió cinco ponches.

Elmer Dessens (Mets), Jorge Campillo (Bravos de Atlanta) y Rodrigo López (Filis de Filadelfia), serán los otros monticulistas encargados de detener el ataque de Corea del Sur, Japón y Cuba, también integrantes del grupo 1, en la ciudad californiana de San Diego.

Colectivamente, los pitchers mexicanos finalizaron con 10,74 promedio de efectividad, en el lugar 15 entre los 16 equipos participantes, sólo mejor que Sudáfrica, que compiló 11,12.

A la ofensiva, el plantel azteca fue tercero con 346 de promedio, superado por Cuba (394) y Venezuela (347), aunque su producción de jonrones (12) sobrepasó a la de los cubanos (11), la segunda en el torneo.

El patrullero Karim García, quien pegó 66 jonrones con ocho equipos en las Grandes Ligas norteamericanas, fue el mejor en la primera vuelta en el Foro Sol, de México, donde acumuló tres jonrones con cinco anotadas e igual cifra de impulsadas.

García, de 33 años, jugó el pasado año con los Gigantes de Lotte, en Corea del Sur y nuevamente será unos de los puntales en el ataque mexicano para la venidera etapa.

"La presencia de Karim nos ayuda mucho, porque conoce bien a los coreanos y eso nos permite elaborar una estrategia de juego más exacta", añadió Castilla, quien compiló 320 jonrones y 1.105 carreras en las Mayores.

Scott Hairston, Oscar Robles y Adrián González, entre otros, también apoyarán el ataque de la escuadra mexicana, ilusionada con viajar al Dodger Stadium, de Los Angeles, donde se disputará la semifinal y final del 21 al 23 de marzo.

"Ya estamos en segunda ronda y si nos esforzamos, cualquier cosa puede suceder", argumentó el piloto mexicano con aires de optimismo.