El Universal
Los objetos, encontrados en Cuicuilco, estuvieron guardados en la Universidad de California durante medio siglo.
Después de 50 años de estar guardadas en el museo de la Universidad de California, fueron trasladadas a la ciudad de México decenas de piezas arqueológicas de cerámica que habían sido desenterradas en la zona de Cuicuilco, cercana a la zona del Ajusco en la delegación Tlalpan, y serán estudiadas por arqueólogos mexicanos.

La delegada del Instituto de Antropología e Historia (INAH) Julia Bendimez Peterson y el Cónsul de México en Caléxico Pablo Arnaud Carreño recibieron las 80 cajas que contienen diversas figuras completas y pedacería con una antigüedad que data de 2000 años, mismas que serán reconstruidas y estudiadas por arqueólogos de la Escuela Nacional de Antropología (ENA).


También fueron enviados mapas, dibujos, muestras de carbón y de tierra, cuyos estudios permitirán ubicar la cronología de Cuicuilco, que desapareció tras la erupción del volcán Xitle, expuso la arqueóloga Bendimez Peterson.


La colección de piezas arqueológicas fue descubierta por arqueólogos estadounidenses que realizaron una expedición financiada por National Geography en la década de los años 50.


El cónsul Arnaud Carreño agregó que fueron dos años de gestiones para lograr el traslado del hallazgo que forma parte de la cultura mexicana y es patrimonio de la humanidad.


El "cargamento" compuesto de idolos, deidadesde rituales, brazos, cabezas y piernas, así como jarrones de barro, salió ayer de la garita Caléxico- Mexicali, a bordo de un camión, siguiendo una ruta hasta llegar a la ciudad de México, donde especialistas de la ENA las restaurarán para estudiar el contexto arqueológico.