México reiteró hoy que se niega a entregar a Francia, como lo pide el presidente de esa nación Nicolas Sarkozy, a la francesa Florence Cassez, quien cumple una condena por secuestro en México.
Un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México reitera la posición negativa al traslado anunciada por el presidente del país, Felipe Calderón, el pasado 22 de junio.

El documento oficial señala que la misma posición le manifestó Calderón a Sarkozy en un encuentro privado que sostuvieron durante la reunión del G8 con el G5 en Italia la pasada jornada.

La información fue difundida luego de que el presidente de Francia dijera que quería "que esta joven cumpla su pena de prisión en Francia" y agregara que "no es una demanda extraordinaria de Francia, es la aplicación de una convención internacional".

Durante una visita de Sarkozy a México el 9 y 10 de marzo pasado, luego de diversos planteos públicos del presidente de Francia las dos naciones acordaron establecer una comisión binacional para estudiar la posibilidad de aplicar el Convenio de Estrasburgo al caso de Cassez.

La negativa mexicana, según el comunicado, parte de "que no existen las condiciones necesarias para consentir al traslado de la señora Cassez a Francia para que termine de compurgar la condena impuesta por los tribunales mexicanos".

Los abogados mexicanos sostienen que las disposiciones jurídicas francesas sobre la duración de la pena en caso de secuestro y las modalidades de su ejecución son distintas a las establecidas en la legislación mexicana y que por ello no cumpliría lo estipulado por los tribunales mexicanos.

El comunicado también indica que para que el traslado se concrete de acuerdo con el Convenio de Estrasburgo es necesario el consentimiento previo del Estado requerido y agrea que el Convenio no impone la obligación de consentir a una solicitud de traslado.