LA JORNADA
México, D.F. .- México fue el segundo país de América Latina y el Caribe en ingreso absoluto de inversión extranjera directa (IED) durante 2007, pero esto no evitó que registrara el año pasado una de las menores tasas de crecimiento económico de la región, afirmó José Luis Machinea, secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
Esto es así, explicó, "porque la inversión extranjera no determina el ritmo de crecimiento de un país. El bajo crecimiento tiene que ver con problemas internos de la economía", afirmó al presentar el informe 2007 sobre la inversión extranjera en América Latina y el Caribe, según el cual el año pasado ingresaron a México 23 mil 230 millones de dólares por ese concepto, y sólo fue superado por Brasil, donde arribaron 34 mil 585 millones de dólares.

En teleconferencia de prensa, el secretario ejecutivo de la Cepal informó que la IED en la región llegó a "niveles sin precedentes" de 105 mil 926 millones de dólares, lo que representó un incremento de 46 por ciento sobre lo recibido en 2006. Los mayores incrementos, dijo, se observaron en países de América del Sur como Brasil, Chile y Colombia.

"En 2007, la IED en América Latina y el Caribe llegó a niveles sin precedentes, movida principalmente por el dinamismo del mercado regional y los recursos naturales", en tanto las compañías translatinas aumentaron su grado de internacionalización y llegaron a nuevos mercados, señaló.

Entre los principales desafíos que enfrenta la recepción de capitales foráneos para invertirse en America Latina, y particularmente en México, el secretario ejecutivo de la Cepal mencionó la desaceleración de la economía estadunidense, la cual "podría atenuar la dinámica de las inversiones, principalmente aquellas en búsqueda de eficiencia para las cuales Estados Unidos es el principal mercado", y a más largo plazo, agregó, "la región enfrenta el desafío de atraer inversiones en actividades de mayor valor agregado, en manufacturas y en servicios".