El Universal
Relaciones Exteriores determinó ayer que los diplomáticos y funcionarios canadienses requerirán visa para ingresar a suelo mexicano, luego de que Ottawa impuso el visado a connacionales que viajen al país de la hoja de maple
WASHINGTON.- La Secretaría de Relaciones Exteriores determinó ayer que los diplomáticos y funcionarios canadienses requerirán visa para ingresar a suelo mexicano, luego de que el gobierno de Ottawa impuso el visado a connacionales que viajen al país norteamericano.

La canciller aclaró que la medida no se generalizará a los ciudadanos canadienses "para no perjudicar los flujos de visitantes", que suponen una fuente de ingresos en materia turística. Cada año llegan al país más de un millón 300 mil canadienses.

Espinosa discutió con su homólogo canadiense el tema, durante la reunión trilateral de cancilleres para definir la agenda que abordarán los jefes de gobierno de México, EU y Canadá en su próximo encuentro.

La funcionaria reconoció que el gobierno canadiense adelantó a México desde hace tiempo la intención de imponer un sistema de visado para tratar de contener la avalancha de peticiones de asilo y refugio de ciudadanos mexicanos en ese país.

El ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Lawrence Cannon, aseguró que los funcionarios de Migración de su país revisarán constantemente la medida "para levantarla en algún momento".

Sin embargo, se negó a pronosticar alguna fecha, ya que "lo primero es resolver el problema de las múltiples peticiones de asilo y refugio y que nos obligaron a aplicar esta decisión", explicó.

En México alrededor de 200 empresas llegaban a cobrar hasta 10 mil dólares por tramitar una petición de asilo en Canadá.