Notimex
La industria automotriz en toda Norteamérica tiene paralizada un tercio de su capacidad productiva, pero México está en mejor posición que Estados Unidos y Canadá para enfrentar esta desastrosa posición, estimó un analista del Scotiabank.
Montreal.- El análisis de la industria automotriz en Norteamérica del economista Carlos Gomes, de la citada entidad bancaria, reveló que las reducciones anunciadas en la producción de vehículos dejarán inutilizada un tercio de la capacidad productiva.

Pero México está en mejor posición porque en ese país los fabricantes europeos y asiáticos, que están sufriendo menos pérdidas en las ventas, representan el 45 por ciento de la producción de vehículos y autopartes.

La proporción de producción de esos fabricantes es de 42 por ciento en Estados Unidos y de 38 por ciento en Canadá, según el Scotiabank.

Los fabricantes europeos y asiáticos tienen una capacidad de producción de un millón 300 mil vehículos en México, frente a un millón 100 mil unidades en Canadá.

Según Gomes, esos productores se instalaron en México desde hace más de cinco años porque vieron las perspectivas del país para exportar globalmente.

Mientras México exporta 15 por ciento de su producción total de vehículos a Sudamérica y Europa, Canadá sólo exporta hacia Estados Unidos, lo que explica que el país latinoamericano esté actualmente ensamblando más automotores que Canadá.

Pero el panorama global de la industria automotriz es desolador, según el análisis del Scotiabank, que anticipa más bajas en las ventas después de la caída de 30 por ciento en enero pasado.

En Estados Unidos las ventas de automóviles cayeron 40 por ciento en enero, en términos mensuales, para situarse en un promedio anual de nueve millones 500 mil unidades, el más bajo desde 1982 e inferior a los 10.3 millones de vehículos de los últimos meses de 2008.

Gran parte de la caída se debe al abandono, por las firmas de Detroit, de la producción para flotas de vehículos destinadas al alquiler o alquiler-compra, ya que las ventas directas mejoraron ligeramente a finales de 2008.

La baja de ventas en Estados Unidos sólo permitió reducir marginalmente los inventarios en manos de los concesionarios, lo que llevó a que los fabricantes recortaran en 200 mil unidades adicionales la producción para el primer trimestre de 2009.

Estos cortes adicionales reducirán en 10 por ciento la producción en Canadá y Estados Unidos, y en 4.0 por ciento en México, según las cifras de Carlos Gomes.

Pero las bajas en las ventas afectan menos a los productores europeos y asiáticos, y se prevé que en el primer trimestre de 2009 esas firmas venderán en América del Norte más vehículos que los fabricantes de Detroit.

El análisis apuntó que con la reducción de producción anunciada la semana pasada -de 500 mil vehículos- se estima que en total estará sin utilización un tercio de la capacidad de producción en Norteamérica.

La capacidad de producción utilizada será de 16 millones 500 mil unidades, y la no utilizada de seis millones.

Los fabricantes anticipan que las ventas en Estados Unidos en 2009 serán de 10.1 a 10.5 millones de vehículos, mientras que el Scotiabank opina alcanzarán 11.5 millones de unidades.

Para México se prevé una venta de 950 mil vehículos en 2009 y de un millón 480 mil vehículos en Canadá.