Londres.- Michael Jackson no será ya en esta vida un gran orador. Y sin un show organizado hasta el más mínimo detalle parece alguien que nunca se hubiese presentado ante el público, y eso que el mensaje que el ex "rey del pop" quería dar el jueves en Londres era muy simple
Volverá a los escenarios para dar al menos diez conciertos que comenzarán en julio en el estadio O2 Arena, junto al Támesis. El regreso es el más espectacular de la historia del pop, 12 años después de su última gran gira. Pero tras la presentación de "Jacko", anunciada como conferencia de prensa, muchos se preguntan cómo hará el artista de 50 años para invocar la magia de antaño.

Para empezar, Jackson sometió a sus fans a una prueba de paciencia. Horas antes de la rueda se habían congregado ya miles en la fría y ventosa entrada del 02 Arena para ver a su ídolo. Pero a la hora convenida Jackson seguía en su cálida habitación de su lujoso hotel. Y como salió a la hora pico de Londres, sus fans tuvieron que esperar una hora y media su llegada. A la espera de una aparición histórica de la estrella.

Entonces se levantó el telón y apareció Jackson haciendo señas de "victoria" con los dedos. Los fans gritaron de entusiasmo. Y luego pronunció 11 frases de las que, con buena voluntad, podrían desprenderse cuatro mensajes: Quiere a los fans. Sus presentaciones en Londres serán las últimas en la capital británica. Cantará las canciones que quieran sus fans. Y será en julio.

Las frases salieron sin ninguna relación unas con otras, y a menudo se quedaba atascado entre una palabra y otra. Y cuando ya no sabía cómo seguir, tiraba besos, se reía para sí, levantaba el puño o se retorcía las manos. En total su discurso fue de más o menos un minuto y estuvo tres minutos y medio sobre el escenario. Entonces se fue y bajó el telón.

"Quizás hubiese sido mejor que él no hubiese aparecido", comenta hoy el "Daily Mail". Entonces los fans tendrían la ilusión de que su héroe será capaz de soportar el agotamiento de diez conciertos. Una comentarista del "Times" se mostró "consternada", aunque otros son menos duros con el cantante. El "Daily Mirror" lo vio "seguro de sí mismo" y cree que volvió a aparecer la chispa.

De hecho, la mayoría de los fans se mostraron contentos de volver a verlo. Y la demanda de entradas se desató de inmediato. Esa misma tarde se registraron en la página web en la que se pueden encargar unas 16.000 visitas por minuto. "Debido a la enorme demanda, el formulario de reserva no está disponible. Por favor inténtelo más tarde", se leía en www.michaeljacksonlive.com.

Como era de esperar, el organizador, AEG Live, estaba satisfecho con la presentación de Jackson. El presidente de la firma, Randy Phillips, confirmó al "Times" que el artista, altamente endeudado, recaudará con los conciertos hasta 50 millones de libras (unos 71 millones de dólares/56 millones de euros) y que existe un plan de shows en diferentes ciudades durante tres años. "Que haya superado la conferencia de prensa -afirmó Phillips- es sólo el primer paso".