Incertidumbre La mayoría de los migrantes se encuentran mojados, con frío, hambre, enfermos, sin dinero, desprotegidos y preocupados Foto: María de Jesús Peters / EL UNIVERSAL
El Universal
El consulado proporcionó algunos refrigerios (atún, café y sopa instantánea) a algunos centroamericanos pero ha sido insuficiente
ARRIAGA, Chis.- Enfermos, con hambre y frío, más de un millar de migrantes deambulan por las vías del ferrocarril de esta localidad ubicada a unos 300 kilómetros de la frontera con Guatemala, en espera de que mejoren las condiciones climatológicas para que puedan abordar el ferrocarril que los acerque a la frontera con Estados Unidos.

La cónsul de El Salvador en esta ciudad, Vilma Mendoza explicó que desde hace cuatro días el ferrocarril suspendió actividades por las fuertes lluvias que se han registrado en el sur de México para evitar algún percance por el reblandecimiento de la tierra, situación que ha afectado a los "sin papeles" que utilizan este medio de transporte para acercarse al llamado "sueño americano".

Explicó que la mayoría de los migrantes se encuentran mojados, con frío, hambre, enfermos, sin dinero, desprotegidos y preocupados por los riesgos que sufren en el camino, por ello, el consulado les está asesorando con información para que se alejen de grupos sospechosos o de personas que estén ingiriendo bebidas alcohólicas o drogas.

Abundó que el consulado proporcionó algunos refrigerios (atún, café y sopa instantánea) a algunos centroamericanos pero ha sido insuficiente, además de que muchos están llegando enfermos de gripa y con hongos en los pies por tanta humedad.

La diplomática externó su preocupación por el incremento de asaltos contra los indocumentados en caminos de extravíos para burlar la vigilancia migratoria como la "Arrocera" en el municipio de Huixtla, "Madre Vieja", Acapetahua; "Echegaray", Pijijiapán y Tonalá, en este último municipio ocho hombres que portaban armas largas asaltaron a un grupo de migrantes salvadoreños, a quienes amenazaron con matar si "más arriba no llevaban nada para que les robaran".

Por ello, el grupo de salvadoreños decidió retornar a su país con el apoyo económico de esa sede diplomática.

Vilma Mendoza indicó que entre los migrantes que se encuentran varados en esta localidad limítrofe con Oaxaca, está una mujer hondureña de 21 años de edad con nueve meses de embarazo, quien de acuerdo a los médicos que la han asistido el parto se ha demorado debido a que presenta desnutrición y el producto nacerá con bajo peso.

De acuerdo al testimonio de los "sin papeles" también otra mujer de origen hondureño con un bebé de unos 10 días de nacido espera que el ferrocarril reanude sus operaciones para continuar el viaje a los Estados Unidos.

Mientras tanto, el alberque para migrantes "Hogar de la Misericordia" reportó que las instalaciones se encuentran con sobrecupo, atendiendo a más de 70 extranjeros en su mayoría provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Otros migrantes deambulan en patios de maniobras de la empresa ferroviaria, otros han optado por pedir dinero para poder sobrevivir, mientras que los que cuentan con posibilidades económicas se resguardan en casas de seguridad y hoteles de paso.