Según la policía, 200,000 personas participaron hoy en manifestaciones a favor y en contra del primer ministro y candidato presidencial, Vladimir Putin.
Moscú, Rusia.- A un mes de las elecciones presidenciales en Rusia, miles de personas reclamaron hoy en manifestaciones multitudinarias unos comicios justos y libres, según informó la policía.

Según la policía, 200,000 personas participaron hoy en manifestaciones a favor y en contra del primer ministro y candidato presidencial, Vladimir Putin, en Moscú, según datos de la policía.

En el centro de Moscú, a unos 20 grados bajo cero, los manifestantes se reunieron para llevar a cabo una marcha a la que las autoridades permitieron acudir hasta a 50,000 persona. En la capital rusa hay destacados 90,000 efectivos de seguridad.

Según las autoridades, en esa concentración participaron 36,000 personas, 7.000 más que en las protestas de diciembre. La oposición habló sin embargo de 120,000 manifestantes que reclamaban libertad política y una transición democrática.

Las protestas se dirigen también contra el estilo de gobierno del actual primer ministro Putin, que tras las elecciones del 4 de marzo pretende volver a la presidencia del Kremlin, puesto que ya ocupó durante dos legislaturas, entre 2000 y 2008.

Durante la manifestación de Moscú y un acto en la plaza de Bolotnaya, la oposición reclamó que se permita concurrir a las elecciones al opositor Grigori Javlinski, que por ahora quedó excluido de los comicios.

En la manifestación participó también el multimillonario y candidato presidencial Mijail Projorov, que sí consiguió presentarse a los comicios y quiere llevar a Putin a una segunda vuelta.

A las protestas contra Putin concurrieron manifestantes de diferentes partidos y edades. Muchos de ellos portaban globos y lazos blancos en señal de su deseo de un cambio político pacífico en Rusia.

Los partidarios de Putin convocaron por su parte una contramanifestación fuera del centro. Según el Ministerio de Interior, 138,000 personas acudieron a respaldar al primer ministro. Algunos medios de comunicación habían asegurado que maestros y empleados de empresas públicas fueron obligados bajo amenazas a secundar la marcha a favor de Putin.

"¡Putin es genial!" podía leerse en una de las pancartas. "¡Caos no, Putin sí!", decía otra.

El propio primer ministro les agradeció su apoyo el viernes. Como ellos, también él está en contra de la revolución, aseguró Putin. Además, afirmó que está dispuesto a aportar dinero para pagar multas en caso de que el número de manifestantes por su causa superen los límites permitidos.

En la segunda ciudad del país, San Petersburgo, salieron a manifestarse 30.000 personas, según los organizadores.