El Universal
Durante 3 horas intercambiaron disparos; detienen al menos a 12
MONTERREY, NL.- La zona metropolitana de Monterrey vivió este lunes una violenta jornada, en la que murieron al menos cinco personas en balaceras ocurridas en los municipios de San Nicolás, Guadalupe y Escobedo, que movilizó a las fuerzas federales.

En la colonia Los Laureles, del municipio de San Nicolás de los Garza, durante casi tres horas, presuntos sicarios se enfrentaron con las fuerzas castrenses alrededor de las 6:30 horas, lo que dejó un saldo de cuatro delincuentes muertos que se habían atrincherado en una vivienda.

De acuerdo con declaraciones de los vecinos de Los Laureles a la central de radio policiaca, se escucharon dos explosiones, que se presume fueron granadas y "muchos disparos".

Durante el choque, que provocó el cateo de varios domicilios de la zona, estallaron algunas granadas de fragmentación que hirieron a tres militares que fueron trasladados, en camiones de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a un nosocomio cercano, informaron.

Las detonaciones originaron un incendio y una columna de humo entre las calles Cipreses y Fresnos, que pudo verse a varias avenidas del lugar.

Controlan el lugar

Los elementos del Ejército y de las corporaciones policiacas tomaron el control del lugar poco después de las 9:40 horas. De acuerdo con las primeras versiones, se logró la detención de cuatro personas más.

Posteriormente, las fuerzas federales detuvieron a ocho personas durante un operativo en la colonia Bosques de la Pastora, municipio de Guadalupe.

Este hecho ocurrió en el número 2234 de la calle Bosques de los Fresnos y Bosques del Parque, en donde además los efectivos aseguraron dos autos y varias armas largas, sin que se reportaran personas lesionadas.

De las personas aprehendidas se dio a conocer que se trata de seis hombres y dos mujeres, quienes también fueron puestos a disposición de las autoridades correspondientes para continuar las respectivas indagatorias.

Recurrentes enfrentamientos

Estos enfrentamientos con las fuerzas del Ejército mexicano ocurren a tan sólo cinco días de que el pasado 13 de agosto la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Nuevo León reportara una balacera de más de una hora en el cruce de Joaquín Pardavé y Cerro de Pasco, en la colonia Cumbres Oro, al poniente de la ciudad de Monterrey.

En dicha balacera, suscitada cerca de las 3:15 horas, los peritos investigadores recogieron más de 800 casquillos, que fueron disparados en contra del domicilio de un ex elemento de la Policía Ministerial identificado como Luis Moreno Monsiváis, quien fue dado de baja por dopaje el 13 de mayo de 2004.

Sin embargo, dicha lluvia de plomo alcanzó a dañar la fachada de otras ocho viviendas contiguas a este domicilio.

Ayer, sobre el libramiento Noreste en el municipio de Escobedo, sicarios dieron muerte a una mujer con varios disparos en el interior de un automóvil Spirit, en donde quedó también un hombre lesionado.

"La violencia se extiende"

En relación con la balacera en el municipio de San Nicolás, el gobernador de Nuevo León, Natividad González Parás, dio a conocer que fue la culminación de un operativo de investigación que realizaron las corporaciones federales, y en las cuales apoyaron los policías estatales.

Reconoció que las redes del crimen organizado se extienden cada vez más, y por eso colonias que antes eran tranquilas, hoy son escenario de enfrentamientos que ponen en riesgo a ciudadanos inocentes.

El mandatario aseguró que se está haciendo frente a estos grupos criminales, y agregó que posteriormente se informará con detalles todo lo relativo a los operativos que involucraron a los tres municipios de la zona metropolitana de Monterrey.