Afganistán.- Tropas afganas y estadounidenses atacaron este viernes el escondite de un jefe talibán relacionado con el secuestro en julio pasado de 23 surcoreanos y mataron a seis milicianos, según informó la policía.
La ofensiva aliada iba dirigida contra el jefe talibán Abdulá Jan, aunque éste pudo escapar del ataque que se produjo en la provincia de Ghazni (sur), según dijo a la AFP el jefe provincial de policía Alisha Ahmadzi.

El ejército estadounidense confirmó la operación, pero se limitó a informar que "algunos presuntos militantes" talibanes habían muerto y otro había sido detenido.

"Abdulá Jan pudo escapar al ataque, pero seis de sus seguidores murieron y hay un número indeterminado de detenidos por parte de las fuerzas de la coalición", añadió Ahmadzi.

En el lugar del ataque se han encontrado hasta el momento tres de los cuerpos de los rebeldes muertos.

La operación se efectuó en el distrito de Qarabagh, el lugar donde el pasado 19 de julio 23 ciudadanos surcoreanos pertenecientes a una organización humanitaria fueron secuestrados.

Dos de los rehenes fueron asesinados pocos días después, cuando el gobierno afgano se negó a intercambiarlos por prisioneros talibanes. El resto fueron liberados varias semanas después, tras la intervención del gobierno de Seúl.

"Informes de la inteligencia habían advertido que en el distrito de Qarabagh se escondían militantes talibanes", justificó la coalición en un comunicado.

A principios de septiembre las tropas aliadas mataron a otro de los jefes relacionados con el secuestro.

La coalición también anunció la muerte de varios talibanes este viernes en la provincia de Helmand, uno de los focos de origen de la insurgencia.

Según las cuentas de la AFP, el numero de personas asesinadas en Afganistán este año sobrepasa ya las 5.000, la mayoría de ellas rebeldes talibanes.