Alberto Barranco
El volado es simple: aceptar o rechazar laposibilidad de toma de nota solicitada por el Sindicato de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos de la República Mexicana.
De optarse por el visto bueno a la decisión de la 35 asamblea general ordinaria de la instancia de representación laboral, los patrones pondrán el grito en el cielo acusando al funcionario de desperdiciar una oportunidad histórica de cerrarle el paso a lo más oscuro del sindicalismo mexicano.

De hecho, en lo que constituye el prólogo del triller, el pleno del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, al que concurren los presidentes de las 37 empresas más importantes del país, le presentó hace unos días al presidente Felipe Calderón un cuadro en el que se condensan las pérdidas del sector por huelgas, paros locos, plantones y demás anexas provocadas en los años que lleva Gómez Urrutia al frente del sindicato.

El escenario habla, además, de la conversión en pueblo fantasma de Cananea, Sonora, tras la prolongada huelga en la principal productora de cobre del país, Minera de Cananea, eje de la economía local.

Mientras algunos trabajadores han emigrado a Chihuahua, Baja California o Coahuila en busca de empleo en las minas que están explotando los canadienses, otros le apuestan al incierto de traspasar la frontera norte como ilegales.

Del otro lado
de la moneda, si la dependencia optara por el no, el coletazo del escándalo la colocaría como enemiga de los trabajadores en vísperas de abrirse la discusión sobre una reforma laboral.

Ahora que en aval del rechazo gravitarían las maniobras realizadas en la fase previa a la asamblea para tejerle un suéter a la medida del hijo de Napoleón Gómez Sada.

Los estatutos, pues, se modificaron al gusto del cliente. De entrada, se reformó el artículo 41 para borrar la palabra "honorabilidad" como requisito para quienes aspiran a la secretaría general, colocada en entredicho la del dirigente por las demandas enderezadas en su contra.

Adicionalmente, se eliminó el requisito de residencia en el país en los seis meses previos a la elección; el que el dirigente despache en la capital del país; el que esté en activo dentro del gremio, y el que pueda ser destituido por el voto mayoritario del Consejo Nacional de Vigilancia y Justicia.

Se diría, pues, que se allanó el camino para una permanencia vitalicia de Gómez Urrutia, al estilo de la más rancia tradición sindical, o si lo prefiere en remedo de los Fidel Velázquez, Blas Chumacero o el propio Napoleón Gómez Sada.

Como recordará usted, en la época de Carlos Abascal como secretario del Trabajo se le otorgó la toma de nota al dirigente con base en una constancia expedida por el Grupo Peñoles en aval de que había prestado sus servicios como minero, ganando menos de 50 pesos diarios.

El problema es que las fechas coinciden con los estudios de posgrado que realizó Gómez Urrutia en Harvard.

Más allá, en abono de un eventual rechazo a la toma de nota están también los escritos entregados por trabajadores inconformes con la reelección, pertenecientes a las secciones 62 de Fresnillo; 201 de Sombrerete, Zacatecas, y 17 de Taxco, cuya exposición de motivos habla de violarse el artículo 205 de los estatutos, que plantea como requisito de elegibilidad de los dirigentes del sindicato al que estén en goce pleno de sus derechos.

El alegato alude al artículo 38 de la Constitución, que avala la pérdida de los derechos y prerrogativas de los ciudadanos al ser acusados de delitos, abarcando el paréntesis desde la expedición de la orden de aprehensión hasta que prescriba la acción penal.

Sin embargo, algunos juristas interpretan que la conculcación se da sólo cuando un juez dicta sentencia condenatoria y se haya agotado la penalidad impuesta.

Lo cierto es que inexplicablemente, el Tribunal Colegiado que debía ventilar en bloque los amparos obtenidos por Gómez Urrutia contra las tres órdenes de aprehensión dictadas en su contra ha demorado la resolución.

Ahora que, del otro lado de la mesa, repuesto el procedimiento por los amparos logrados, se dictaron nuevas órdenes de aprehensión contra dos de los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional del sindicato, Héctor Félix Estrella y José Angel Rocha, acusados del mismo delito que se le atribuye a Napoleón Gómez Urrutia, es decir, administración fraudulenta agravada. Las cartas, pues, están en la mesa.

Por lo pronto, está latente la amenaza del Grupo Industrial Minera México de cerrar las tres plantas que alcanzan casi un año en huelga, es decir, Minera de Cananea, Sombrerete y Taxco. Ahora o nunca.

Balance General
A la callada, convocada por el presidente Felipe Calderón, la semana pasada hubo una encerrona en Los Pinos a la que acudió el magnate Carlos Slim Helú, a quien acompañaban dos de los funcionarios de la empresa: Javier Mondragón y Arturo Elías Ayub, asistiendo además el pleno de la directiva de la Cámara Nacional de la Industria de Televisión por Cable.

El asunto, lo adivinó usted, apuntaba a las quejas de ésta respecto a lo que califica como exageradas tarifas de interconexión, en su pretensión de ofrecer servicio de telefonía e internet aprovechando su red. El famoso triple play, pues.

El caso es que de pronto el Ejecutivo mostró una serie de gráficas que, bajo el supuesto aval de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) demostraban que las tarifas de Teléfonos de México sobrepasan, con mucho, la media internacional.

La validez de éstas fue refutada de inmediato por Elías Ayub y Mondragón, en un escenario en que el calor subió a tales niveles, que Slim debió pedir calma.

Testigos del ríspido encuentro señalan que el magnate salió molesto de la reunión, al punto de externar la posibilidad de vender la empresa.

Sí hay apuestas
A contrapelo de la creencia generalizada que habla de una severa contracción de apuestas privadas al inicio del régimen actual, hete aquíque durante los tres últimos años, de 2004 a 2007, la inversión empresarial creció tres veces más rápido que la economía en su conjunto.

Mientras ésta alcanzó un ascenso de 15.4%, la inversión total del país creció 35.6%, con la novedad de que la compra de maquinaria y equipos llegó a un inaudito 50.2%.

El rubro más socorrido fue el del petróleo y sus derivados, alcanzándose una apuesta global de 37 mil 805 millones de dólares, siguiéndole, en escala descendente, aparatos electrónicos y electrodomésticos, con 25 mil 702 millones; equipos electrónicos con 19 mil 706; vehículos, con 18 mil 685, y autopartes con 12 mil 286.

Se diría, pues, que la planta productiva se preparó para un escenario de auge en las ventas. con la novedad de que se atravesó la recesión en Estados Unidos.

Pierde Concamin Colocada la bola negra del gobierno en el presidente de la Concamin, Ismael Plascencia, la cúpula industrial está perdiendo aceleradamente posiciones de
representación en los organismos tripartitas.

El primer aviso fue la pérdida de dos asientos en el Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit) a favor de la Coparmex.

El segundo llegará en los próximos días con cargo a una de las posiciones que mantiene en el Consejo Técnico del Seguro Social.