Quito, Ecuador.- El ministro de Defensa de Ecuador, Wellington Sandoval, negó el viernes que un área limítrofe con Colombia haya sido minada luego de que indígenas rechazaron la construcción de una base militar, como denunció un dirigente indígena.
Sandoval dijo que Ecuador no ha colocado minas "en el norte (frontera con Colombia)" y enfatizó que "de parte del Ejército jamás se han colocado minas".

De acuerdo con Olindo Nastacuaz, presidente de la Federación Awa -que habita una zona fronteriza de la provincia andina de Carchi-, el territorio de esa comunidad está minado por los militares, cuya presencia permanente rechazan ante temores de represalias de la guerrilla colombiana de las FARC.

"Más peligro corremos con la presencia de los soldados ecuatorianos por las represalias que puedan tomar los subversivos. Ellos pasan a Ecuador vestidos de civil y no hay problema, pero si ven un destacamento militar fijo se incrementará la violencia", dijo el dirigente.

Sandoval apuntó que "la declaración (de Nastacuaz) es muy respetable, como ecuatorianos pueden pensar como quieran, pero también deben pensar que la Patria es primero antes que las personas".

Tras un recorrido por Carchi, el ministro anunció la posibilidad de instalar dos nuevos destacamentos militares en la frontera con Colombia, sin que sea un plan a corto plazo.

"En este momento creemos que nuestras fuerzas en la frontera están trabajando de forma eficiente. En el caso eventual de que haya esa necesidad lo estudiaremos", manifestó Sandoval al diario quiteño El Comercio.

Empero reconoció que unos 7.000 uniformados desplegados en esa zona no son suficientes para mantener la seguridad ante el conflicto colombiano. "En una frontera de 700 km -con 90% de zona agreste y selvática- desde el punto de vista físico es prácticamente imposible", indicó.