Milenio
Con Enrique Peña Nieto, Fidel Herrera o Humberto Moreira, el PRI tiene "muy buenos cuadros" para "regresar el pensamiento de Juárez a Los Pinos" en 2012; sin embargo, para conseguir esa meta se requiere dentro de ese partido una unidad auténtica, "no de dientes hacia fuera", considera Roberto Madrazo, candidato presidencial del PRI en 2006.
El tabasqueño sabe de lo que habla cuando apela a la unidad, pues uno de los factores de su derrota y de que el PRI cayera al tercer lugar en aquella elección de la que resultó triunfador el panista Felipe Calderón, fue la conformación del llamado Tucom (Todos Unidos Con México, conocido popularmente como Todos Unidos Contra Madrazo), en el que un grupo de gobernadores y legisladores se propuso frustrar la candidatura de su entonces líder nacional y posicionar en cambio al mexiquense Arturo Montiel Rojas.

En conversación con MILENIO, el ex gobernador añade que "la caballada" de presidenciables está gorda y tiene un "buen activo político", pero les falta un proyecto de nación, porque eso es lo que se requiere: encontrar el rumbo al que debe ir el país, luego de 10 años de gobiernos panistas, en los que "hemos visto una caída impresionante del país".

Queremos conocer su opinión del escenario actual del PRI. ¿Cómo se ha conducido su partido después del 5 de julio?

Veo que todos los partidos están frente a un enorme reto: cómo posicionar un mensaje que se acerque a los ciudadanos, pues todavía vemos que los políticos están más lejos de la gente y su discurso debe ser del interés de la gente. Esto es muy preocupante, porque se está dando un divorcio cada vez mayor entre la clase política y los ciudadanos.

Lo que necesitamos hoy es tener un proyecto que se discuta, que se analice, y un debate sobre cuál es el futuro del país. Lo digo, porque tenemos un país que se está hundiendo, se está deshaciendo de las manos, y la gente se pregunta adónde van los políticos, qué rumbo están tomando los partidos.

Frente al proceso del 2012, ¿recuperará el PRI la Presidencia?

Creo que va bien el partido. Ha ido recuperando espacios electorales muy importantes, y ahora depende de cómo el partido puede enfrentar el reto de 10 elecciones de gobernadores que se celebrarán el año entrante.

Necesitamos un partido muy combativo, que tenga causas, no intereses internos ni partidarios alejados de las personas, que abandere la lucha de la gente, y pueda enfrentar el enorme reto electoral del próximo año.

Hay un riesgo en todo esto: que el partido mantenga la unidad depende de propuestas, de ideas concretas que le pueda plantear a la militancia para que se una. De otra manera, los intereses de grupo pueden llevar al PRI a dificultar la posibilidad de obtener una buena victoria en el 2012.

Respecto a los nombres que se mencionan: los gobernadores del Estado de México, Enrique Peña Nieto; de Veracruz, Fidel Herrera; de Coahuila, Humberto Moreira. ¿qué opinión le merecen?

Son nombres muy mencionados dentro del partido. Algunos de ellos inclusive han reconocido su interés en participar en este proceso electoral de 2012, con una legítima aspiración, y colocan al partido en un escenario importante.

Creo que el impulso de cada uno de ellos para lograr la candidatura, si se trabaja bien al interior, puede fortalecer al partido.

El tema, sin embargo, sigue siendo cómo nos salimos de la coyuntura, cómo lograr que en lugar de los nombres hoy estuviéramos discutiendo las ideas y propuestas para que el que surja como candidato tenga un buen proyecto de gobierno.

Tenemos casi 10 años de gobiernos panistas a nivel federal en los que hemos visto una caída impresionante del país. Esta semana es como si hubiese sido el principio de la caída más fuerte que se ha presentado en el gobierno de Felipe Calderón. Los organismos internacionales o el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz -no las organizaciones de la competencia electoral- han dicho que México no tiene proyecto, que el país se está suicidando porque no tiene rumbo. Por eso creo que a Felipe Calderón se le va el país de las manos, pues le falta el control que debería tener a esta altura en lo político y en la economía.

¿O sea que la caballada está gorda, parafraseando a Rubén Figueroa?

¿Te acuerdas cuando así lo dijo? Pero a diferencia de que entonces Figueroa dijo que estaba flaca la caballada, creo que ahora es todo lo contrario: tenemos muy buenos cuadros que pueden dar la competencia, y veo que el PRI está muy cerca de regresar el pensamiento de Juárez a Los Pinos.

Pero necesitamos ahora transitar en unidad, pero no en una unidad de formas, en una unidad de dientes hacia fuera, sino auténtica, real, con compromiso, que tenga un sentido y un proyecto que compartir.

¿Tiene algún proyecto personal rumbo a 2012?

Fíjate que estoy dedicado a mis actividades profesionales; me sigue gustando la política, me apasiona la política, y estoy siempre involucrado en ella, porque es como mi oficio al que me dedicaré toda la vida. Pero en este momento lo que más me preocupa es que hagamos algo que ofrezca a la gente lo que espera. Estimo que la gente no va a ir a votar por un partido en el 2012 simplemente como una inercia.

La gente ya no confía en los partidos, tampoco en los políticos; está apuntando hacia el verdadero rumbo que debe tener el país, y para eso se requiere construir ese proyecto encaminado hacia ese rumbo, construir ese proyecto para que la gente pueda voltear a ver, comparar y discutir cuáles son los mejores proyectos que pueda tener cada partido en torno a las personalidades.

Mencionabas parte de ellas, que dentro del PRI han destacado y se enfilan hacia el 2012, pero deberán ir acompañadas, cada una de estas figuras, de la propuesta, de la idea, de lo que a la gente la pueda sacudir.

Bueno, ahora usted anda involucrado en el ambiente taurino, su hija Daniela se está preparando para ser rejoneadora

Sí, tú sabes que soy taurino y, bueno, mi hija Daniela era, de los cinco hermanos, la que no quería montar a caballo, aunque iba todos los domingos a los toros. Y ahora se está preparando para ir hacia el rejoneo, y acaba deregresar de Portugal, cuna de los grandes rejoneadores. Ella es la que me ha medito más a este mundo taurino, tan interesante y de una enorme pasión.