México, D.F. .- La película mexicana "Morirse está en hebreo" es una comedia que muestra por primera vez la Shivá (el duelo en el judaísmo), sobre cómo viven los judíos esa etapa de dolor y cómo la superan, dijo el realizador mexicano Alejandro Springall.
"Este es el segundo largometraje de temática judía que se hace en México en los últimos 50 años, además es la primera película, a nivel universal, que trata este tema; cuando decidimos hacerla, buscamos que fuera para todo público y que mostrara, a manera de comedia, cómo es esta parte de la tradición judía", dijo Springall a Efe.

Esta cinta se filmó hace dos años, y en este 2007 se ha proyectado en diferentes festivales judíos con gran éxito, pero su objetivo es que llegue al cine comercial para que gente de todas las religiones la vean, pues más que ser judía, es sobre el dolor que se vive cuando se pierde un ser querido.

"La reacción del público en los festivales judíos ha sido fantástica, abrimos el festival de Nueva York, que es el festival judío más importante del mundo, también hemos tenido importante presencia en el festival de Berlín, en Jerusalén, y ya es hora de que la saquemos al mundo (comercialmente)", indicó Springall.

"Morirse está en hebreo" es una comedia que muestra el proceso de duelo de una familia judía-mexicana, en la que tras la muerte súbita del abuelo Moishe comienzan los rituales de un encierro obligado, y con ellos una catarsis que lleva a la familia y amigos a descubrir los lazos que los unen.

Por su parte, la actriz protagonista de la cinta, la mexicana Raquel Pankowsky, indicó que la Shivá es un duelo sabio porque es la manera de despojarse del dolor.

"Pero con toda la familia metida en el mismo lugar por mucho tiempo (7 días) lo que detona todo tipo de emociones. Es por eso que la película se convierte en una comedia muy divertida", explicó la actriz.

Añadió que "al final tiramos la ropa que usamos durante el duelo al bote de la basura sin mirar para atrás, esto es cerrar el círculo de muerte y comenzar con la vida, y es así que la película está tan llena de detalles".

Esta película, que fue apoyada en la producción ejecutiva por el productor y realizador estadounidense John Seyles, será estrenada comercialmente en México esta semana, y posteriormente buscará su distribución en el extranjero.

Alejandro Springall dirigió en el 1999 "Santitos", protagonizada por la mexicana Dolores Heredia.