Foto: Especial
Omar Granados (@ogranados1) / Animal Político
Los manifestantes están enfrentando las presiones de los republicanos y los líderes empresariales de Estados Unidos, aunque, según una encuesta, 59% de la población los apoya
Aunque, según una encuesta de finales de 2011, la mayoría de los estadounidenses (59%) apoyan al movimiento "Occupy" y sólo 31% está en contra, los manifestantes están enfrentando las presiones de los republicanos y los líderes empresariales, quienes han pedido su desalojo en diversas regiones como Washington DC, Oakland o Miami.

Desde fines de 2011, los movimientos "Occupy" están amenazados con desalojo y represión, no sólo en EU, sino en todo el mundo, sin embargo, sobre el de D.C. pende la amenaza de ser desalojado con todo y su "Carpa de los Sueños" ("Tent of Dreams"). Por otra parte, Ocupa Oakland demostró el sábado pasado que aún sabe cómo amotinarse, pero perdieron su punto de acampada frente al Ayuntamiento en octubre de 2011. Por su parte, Ocupa Wall Street retiró su demanda contra las leyes que le prohibieron acampar durante la noche en el lugar simbólico del movimiento, el Parque Zuccotti, debido a que se retiraron las barricadas de la policía y seguridad privada para entrar al parque.

En Chicago, por otra parte, se anunció un movimiento similar llamado Ocupa Chicago,  planeado para mayo de este año durante la reunión del G8 y la cumbre de la OTAN. La ocupación de Chicago está planeada por Adbusters, la revista canadiense de activismo, la cual lanzó la protesta inicial para organizar el movimiento Occupy Wall Street. AdBusters parece haber tenido éxito con su nueva convocatoria, la cual llegó a sus lectores en todo el mundo. Un vocero de Ocupa Wall Street dijo a The Guardian que la convocatoria de Adbusters para ocupar Chicago podría ser la chispa que vuelva a encender al movimiento en esta primavera.

Durante el fin de semana pasado, tras la represión en Oakland, más de 2 mil ciudadanos marcharon en protesta y fueron recibidos por granadas de inmovilización, según afirman testigos. En otra marcha de apoyo en Nueva York, un grupo enmascarado -una señal internacional de un grupo de infiltrados que busca crear violencia- apareció y "se unió a la marcha". El periodista Tim Pool fue agredido.

Los reportes continúan saliendo a la luz en EU y en otros países, como en el Reino Unido (en Londres se pasó de los motines a las protestas) o Australia.

En EU, más recientemente, trascendió que en Atlanta se permitió, por medio de una ley local, que las corporaciones del orden invirtieran en infraestructura de tipo militar para usarla contra los opositores locales. Este año, la ley militar de EU contempló una cláusula para permitir la detención indefinida de terroristas locales, mientras que un miembro del ayuntamiento de Oakland se refirió al movimiento Ocupa como "terroristas locales".

Occupy D. C.

En D. C. el movimiento está entre la posibilidad de ser desalojado o reprimido. Sus acciones repuntaron el 17 de enero pasado cuando ocuparon el Capitolio, sede de las dos cámaras del Legislativo de EU.

El pasado lunes 30 de enero, la policía de parques de Estados Unidos anunció sus planes para aplicar la prohibición de dormir en los dos sitios que ocupa el movimiento. El campamento de la Plaza Libertad, en la avenida Pensilvania, es conocido como Occupy Washington, D.C. El otro es  Occupy D.C. y se encuentra en la Plaza McPherson.

Ocupa D.C. ha enfrentado mayor atención desde que el alcalde de Washington, Vincent Gray, pidió a autoridades federales remover la pequeña ciudad de tiendas de campaña. Gray afirmó que la plaza ocupada se había convertido en un riesgo para la seguridad y la salud.

El Servicio de Parques Nacionales de EU advirtió a los manifestantes en la Plaza McPherson y la Plaza Libertad que aquellos que violen la regla contra los campamentos serían arrestados. Sin embargo, los ocupas respondieron con ambiente festivo y con miles de firmas en la petición online contra el desalojo.

Aunque desde el lunes, cuando inició la prohibición para acampar, no hubo ningún enfrentamiento durante el día o la noche, desde un día antes, elementos de la policía local arrestaron a un joven sin motivo aparente y lo sometieron por medio de una pistola Taser, la cual dispara una especie de bala pequeña que provoca una descarga eléctrica  prolongada. El lunes fue liberado sin que la policía ofreciera detalles del arresto y el joven se reincorporó al campamento.

En la Plaza McPherson seguían soñando en grande a pesar de las amenazas. Entre las consignas que lanzaron ese día figuraron: "Estoy soñando con gravar a los bancos y a las corporaciones . seguridad social universal . un mundo sin sexismo . sin genocidio institucional".

Finalmente, los ocupas de D. C. se mantienen hasta hoy con su campamento en la Plaza McPherson, aunque no ha sido fácil, pues desde la noche del lunes han desafiado directamente la ley que les prohíbe acampar en el lugar.

El movimiento se enfrenta a dos situaciones: Por un lado, algunos ciudadanos los demandan para que dejen las plazas; por el otro, se esperaba la resolución de un juez sobre la posibilidad de que los desalojen.

Al final un juez federal declaró que si la policía busca desalojarlos, tendría que dar un aviso 24 horas antes, mientras que autoridades federales afirman que no tienen planeado hacerlo. La policía local, por otra parte, amenazó que sí "aplicará la la ley" que prohibe dormir en la plaza.

Oakland

Una marcha organizada por el movimiento Occupy para tomar un edificio vacío en la ciudad californiana de Oakland desembocó en una violenta confrontación entre manifestantes y policías con un saldo de hasta 400 detenidos.

El domingo, los disturbios comenzaron a las tres de la tarde, cuando los manifestantes se desplazaron hasta el Centro de Convenciones Henry J. Kaiser y comenzaron a construir barricadas.

Las fuerzas de seguridad ordenaron dispersar a los ocupas cuando comenzaron a "destruir equipo y muros", según informó la policía de Oakland en un comunicado que añadió: "Los agentes fueron atacados con botellas, tubos de metal, piedras, latas de aerosol, artefactos explosivos improvisados y bolas de fuego". Según explican, la policía respondió con gases lacrimógenos y bolas de caucho y arrestó inicialmente a 20 personas.

El resto de las detenciones tuvo lugar por la tarde, cuando algunas personas fueron cercadas en el centro de Oakland; algunos de ellos  lograron entrar al edificio del Ayuntamiento.

En imágenes emitidas por una webcam situada en la calle podía verse a docenas de manifestantes sentados con las piernas cruzadas frente al edificio del Consistorio. Sus manos parecían estar esposadas  mientras que la policía los vigilaba.

Esta protesta tenía por objeto ocupar el centro de convenciones para utilizarlo como base de operaciones del movimiento, según explica la página occupyoaklandmoveinday.org: "Vamos a poner en marcha un centro comunitario", explica Benjamin Phillips, de 32 años, miembro de la delegación de medios de Occupy Oakland. "Lo utilizaremos para acoger a personas, ofrecer comidas y continuar haciendo todas las cosas que venimos haciendo".

En una carta abierta a la alcaldesa, Jean Quanm, el grupo amenazó con acciones como "bloquear el aepuerto y ocupar el ayuntamiento indefinidamente", así como "cerrar los puertos de Oakland". El pasado noviembre, los manifestantes lograron cerrar el puerto más importante de la ciudad.

Wall Street

Mientras el movimiento originario de Occupy se reorganiza ante la expulsión del campamento en el Parque Zuccotti, trascendió que los abogados del movimiento retiraron una acción legal luego de que las autoridades quitaran las barricadas alrededor del parque y abrieran el tránsito en la zona.

Por otra parte, se supo también que la fiscalía de EU solicitó a Twitter todos los tuits de un activista detenido en una protesta masiva en el puente de Brooklyn. Twitter avisó al joven y negó la información a la autoridad.

Charlotte

La policía de esta ciudad, en Carolina del Norte, desalojó el 31 de enero el campamento y destruyó las casas de campaña, arrestando a siete personas en cumplimiento a nuevas órdenes, previo a la convención estatal demócrata.

Davos

Muchas noticias tuvieron que ver con el campamento que presente en el Foro Económico Mundial de Davos. Sin embargo, el campamento estuvo dentro de un estacionamiento a una caminata de cinco minutos del hotel Seehoff. Los organizadores de la protesta lamentaron que ningún representante del foro haya querido reunirse con ellos. Quienes acamparon llamaron a los líderes de Davos a comunicarse sin alambre de púas, sin las barricadas  y sin policías de por medio.

Miami

Horas después de las primarias de Florida, las autoridades procedieron al desmantelamiento del campamento de los ocupas en el centro de Miami. Aunque la orden de desalojo fue dada durante el fin de semana, cuando las autoridades municipales se negaron a renovar el permiso para que unos 200 activistas pudieran permanecer allí, hubo una tregua por la intensa semana electoral. Sin embargo, la madrugada del miércoles, unos 100 policías, con escudos, cascos y chalecos, se presentaron en el campamento de unas 10 tiendas y ordenaron a los activistas que abandonaran el local.

Al inicio, la mayoría de los activistas cumplieron con la orden, pero cinco de ellos se negaron a abandonar el campamento y fueron arrestados. Un fotógrafo que cubría la acción también fue detenido. La policía destrozó lo que quedaba del campamento y sus restos fueron subidos a un camión de basura. Según la policía, el fotógrafo fue arrestado cuando filmaba la operación policial por no abandonar el lugar. Se trata de Carlos Miller, un activista que se dedica a documentar la violación en Estados Unidos de los derechos de los fotógrafos por parte de las autoridades policiales. Según Miller, las autoridades confiscaron sus cámaras de fotografía y una de video, que todavía no han sido devueltas.

Sydney

El miércoles 1 de febrero, la policía arrestó a seis manifestantes mientras clausuraba el campamento de Occupy Sydney. Tres hombres y tres mujeres fueron llevadas a una estación de policía en el centro de Sydney después de la realización de una marcha. Se espera que los manifestantes sean acusados de violar leyes locales. Decenas de manifestantes han sido detenidos en esta ciudad por protestas contra la avaricia corporativa.

Londres

El viernes 27 de enero fue desalojado el campamento Occupy London. Los ocupas fueron sacados de un viejo edificio, mientras que el campamento en la catedral de Saint Paul perdió el permiso y también fue desalojado. Muchos criticaron la mano dura y la violencia de la policía local.

Por: Omar Granados (@ogranados1) / Animal Político