Detona atacante una bomba al lado de un camión del Ejército que, además de tropas, portaba municiones; resultan, además, 22 soldados heridos
Un día después del despliegue de 2 mil 500 militares en el valle norteño del Swat para hacer frente a un nuevo foco de radicales islamistas, el Ejército paquistaní recibió hoy otro duro golpe con la muerte de al menos 38 soldados en un ataque suicida.

El atentado, en el que también resultaron heridos 22 militares, tuvo lugar en Mangora, localidad ubicada a unos 140 kilómetros al norte de Islamabad y nudo de comunicaciones del valle del Swat, en la volátil Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP).

Según una fuente de la Policía de Mangora, un terrorista detonó su carga explosiva al lado de un camión que, además de tropas, portaba municiones.

Los heridos fueron trasladados a un hospital de la localidad.

La misión de los soldados en el valle de Swat, donde predomina la etnia pastún, es aplastar al grupo integrista Tehreek-e-Nafaz-e-Shariat Muhammadi (TNSM, Movimiento para el Refuerzo de la Ley Islámica).

Este grupo se ha adueñado del pequeño y montañoso valle del Swat, al que se ha extendido la violencia islamista que ha azotado el cinturón tribal de Paquistán fronterizo con Afganistán en los últimos meses.

El Ejército ya ha colocado puestos de control y levantado barricadas para sellar el valle y no permitir el trasvase de militantes islamistas a otras regiones.

Según el secretario de Interior de la provincia, Bacha Gul Wazir, los soldados paquistaníes se enfrentan a un grupo de 300 a 400 "maleantes" que disponen de armas automáticas y lanzagranadas.

En declaraciones a Geo TV, Wazir admitió que el grupo armado cuenta con el "apoyo" de más de 4 mil habitantes del valle.

El secretario aseguró que el Ejército no va a lanzar una ofensiva en la zona sino que sólo actuará contra los integristas, entre los que presumió que se encuentran algunos extranjeros.

Wazir mantuvo que el Ejército será capaz de restablecer la ley y el orden en el valle, que comenzó a patrullar ayer mismo tras pedir a la población que permaneciera en sus casas y bloquear el tráfico de las principales carreteras.

El cabecilla del TNSM es el clérigo Fazlullah, más conocido como "maulana FM" por sus mensajes radiofónicos, quien ayer instó a través de las ondas a los lugareños a luchar contra el Ejército, tras asegurarles que los soldados habían sido desplegados para "matar a gente inocente".

Con su mensaje, el radical pretendía explotar el miedo de la población tras la ofensiva militar que el Ejército emprendió el pasado día 7 en Waziristán, en la vecina área tribal, que causó unos 250 muertos, entre ellos medio centenar de soldados.

A través de la radio, Fazlullah aseguró recientemente que se proponía imponer un impuesto islámico a los ciudadanos por la "protección" que les brindaban sus hombres.

Los servicios de inteligencia paquistaníes creen que el "maulana FM" , que monta un caballo negro en el montañoso valle de Swat, tiene vínculos con Al Qaeda y dispone de un ejército personal de miles de hombres.

El líder radical fue uno de los "talibanes paquistaníes" que declararon la "guerra santa" contra el Gobierno tras la operación del Ejército el pasado mes de julio contra la Mezquita Roja, un nido de radicales en el corazón de Islamabad.

Una docena de cargos criminales pesan sobre Fazlullah por sus conexiones con grupos yihadistas locales.

El TNSM nació en 1992 tras salir del paraguas del grupo opositor islamista Jamaat-e-Islami, que tiene representación parlamentaria y ha servido en más de una ocasión de apoyo político al presidente general Pervez Musharraf.

Musharraf reiteró hoy su intención de restaurar la paz y el orden en el país, durante una reunión con el primer ministro, Shaukat Aziz, celebrada en Rawalpindi, el cuartel general del Ejército paquistaní, a las afueras de Islamabad.

Los dos dirigentes analizaron, según la agencia estatal, las medidas de seguridad necesarias para las próximas elecciones generales, previstas en la primera quincena de enero de 2008.