Bagdad, Irak.- Ocho presuntos terroristas de la red Al Qaeda murieron y 38 fueron arrestados en una operación militar a gran escala de las tropas iraquíes cerca de la ciudad de Samarra, 100 kilómetros al norte de Bagdad, informaron hoy fuentes policiales.
Las fuentes añadieron que entre los muertos está Abu Abada, un ciudadano saudí identificado como el emir (máximo cabecilla) de Al Qaeda en el área del oeste del río Tigris.

Entre los supuestos terroristas muertos también fue identificado Ali Yusef, un iraquí que servía como "mufti" (líder religioso) de la organización terrorista Estado Islámico de Irak en el área del norte de Bagdad.

Tres soldados iraquíes murieron y nueve quedaron heridos en la ofensiva, que duró cerca de 16 horas.

El dispositivo tenía como objetivos los bastiones de Al Qaeda junto al lago Zarzar, ubicado entre las provincias de Salahedin y Al Anbar, al noroeste de Bagdad.

"El resultado del ataque fue una gran victoria para la población del la provincia de Salahedin, tras despejar la zona de elementos criminales", indicó el gobernador de la región, Hamad Hamud.

Según fuentes militares, el Ejército también se incautó de grandes cantidades de armas y munición, entre ellos granadas para "bazookas" y rifles de asalto.