Notimex
Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) han logrado que entre 85 y 90 por ciento de las mujeres que padecen lupus y son atendidas en ese hospital logren embarazarse, y que sus bebés nazcan sanos y salvos.
Investigadores de la Clínica de Embarazo y Lupus del Hospital de Especialidades La Raza, del IMSS, explicaron que las pacientes con Lupus Eritematoso Sistémico (LES) pueden embarazarse, siempre y cuando estén en remisión médica por lo menos seis meses antes de la gestación.

En conferencia de prensa mencionaron que en la clínica han sido atendidas más de 500 pacientes con manifestaciones graves durante el embarazo como hemorragia pulmonar, actividad del sistema nervioso central, nefropatía lúpica, mielitis transversa, trombosis arterial o venosa y se han logrando nacimientos exitosos.

"Un embarazo planeado y la ayuda de los ginecobstetras y neonatólogos de esta clínica permiten que el desarrollo gestacional tenga un buen pronóstico, de entre 85 y 90 por ciento de posibilidades de concepción ideal", explicó el médico internista y reumatólogo Luis Javier Jara Quezada.

Esta enfermedad es autoinmune, inflamatoria y crónica y afecta la salud de las mujeres en edad reproductiva, principalmente en la etapa de gestación, y el IMSS cuenta con la única clínica en México que puede revertir esta situación, sostuvo.

En su oportunidad la doctora Olga Lidia Vera Lastra, jefa del Departamento de Medicina Interna del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza comentó que la prevalencia de esta enfermedad es de 10 a 50 casos por cada 100 mil habitantes.

Agregó que ese padecimiento predomina en el género femenino, y que en las razas afroamericanas y latinas se eleva a 200 casos por cada 100 mil habitantes.

"El pronóstico de sobrevida de lupus ha mejorado en las últimas décadas. En los años 50, la sobrevida para llegar a cinco años era de menos de 50 por ciento y actualmente llega a 90 por ciento; a 10 años ya es de 85 por ciento, y a 20 años, de 70 por ciento", detalló.

Con esta enfermedad, explicó, el sistema inmunológico pierde su habilidad para identificar la diferencia entre las partículas extrañas o antígenos y sus propias células, lo que provoca que se produzcan anticuerpos en contra de sí mismo.

También el padecimiento se caracteriza por afectar a los diversos órganos como los pulmones, la piel, el corazón, la sangre, las articulaciones y los riñones, añadió.

Sigue
Pueden embarazarse mujeres... dos... añadió

En este punto, el doctor Miguel Angel Saavedra Salinas, jefe del Departamento de Reumatología del Hospital de Especialidades del mismo hospital, dijo que los principales síntomas para identificar esta enfermedad son: cambios hormonales, pérdida de peso, anemia, daño en las articulaciones y disminución de plaquetas.

El padecimiento causa además la caída del cabello, cicatrices en la cara, hipertensión arterial, vasculitis, úlceras en la boca y la nariz y urticaria, entre otras.

De ahí que durante el embarazo, el LES es considerado de alto riesgo debido a la posibilidad de reactivación de la enfermedad y a la elevada prevalencia de preclampsia y las complicaciones fetales.

Es decir, se tiene un alto riesgo de que el bebé nazca con bajo peso, que el parto sea prematuro, y que haya ruptura prematura de membranas y pérdida fetal, afirmó.

El galeno Saavedra Salinas indicó que en esta clínica se atiende a estas pacientes por medio de tratamiento con analgésicos, antiinflamatorios, esteroides, inmunosupresores y anticoagulantes.

"Las mujeres embarazadas en estas condiciones requieren estrecha vigilancia médica; no obstante, el alumbramiento puede darse en condiciones habituales por medio de cesárea o parto, dependiendo del caso de cada paciente".

Para el caso de dar de comer al bebé, el investigador sostuvo que "se puede permitir el periodo de lactancia sólo con algunos medicamentos determinados por los médicos".