Bagdad, Irak.- Al menos 25 personas, entre ellas mujeres y niños, murieron el viernes en una operación militar de Estados Unidos realizada cerca de la ciudad iraquí de Baquba contra "criminales".
Un comunicado del ejército estadounidense precisó que la operación tuvo como blanco a un comandante que presuntamente contrabandeaba armas a través de la frontera irano-iraquí y que estaría relacionado con Irán, país al que Estados Unidos acusa de azuzar la violencia sectaria en Irak.

Los aviones norteamericanos mataron a los insurgentes y destruyeron dos edificios tras intensos disparos cerca de Baquba, a unos 60 km al norte de Bagdad, según la nota.

Los rebeldes, por su parte, intentaron repeler la acción con lanzagranadas que dispararon ese tipo de municiones contra los aparatos estaodunidenses.

Pero un portavoz policial, el general Judhayir al Timini, habló de la presencia de civiles entre los muertos y heridos de un ataque aéreo estadounidense, a primeras horas del viernes en el poblado de Al Jizani, cerca de Baquba, que parece haber formado parte de la misma operación militar.

"Veinticinco personas murieron y 40 resultaron heridas, incluidos mujeres y niños en el ataque aéreo estadounidense contra Al Jizani", dijo a la AFP Timini.

Un responsable del ministerio iraquí de Defensa había afirmado anteriormente que al menos 17 iraquíes, incluidos mujeres y niños, murieron, otros 27 resultaron heridos y ocho más figuran como desaparecidos.

Algunos testigos señalaron que varios helicópteros estaodunidenses atacaron Al Jizani, situado cerca de la ciudad chiita de Al Jalis, hacia las 02H00 locales (2300 GMT), y destruyeron al menos cuatro casas.

Un fotógrafo de la AFP vio al menos cuatro camiones, cada uno con varios cadáveres, procedentes de Al Jizani en dirección hacia Bagdad, algunas horas después. Uno de los muertos era un anciano.

Ahmed Mohammed, de 31 años, declaró haber viajado con 15 heridos de la zona a un hospital de Bagdad.

"Hay 24 cuerpos en el poblado y 25 más heridos en el hospital de Al Jalis", aseguró a la AFP.

El portavoz militar estadounidense, el mayor Winfield Danielson, precisó que el ataque aéreo tuvo lugar al suroeste de Jalis.

"No tenemos informes de que ningún civil iraquí haya muerto como resultado de esa operación", dijo a la AFP.

El comunicado estadounidense, por su parte, especificó que el blanco de la operación fue "un comandante de los Grupos Especiales que se cree que están asociados con miembros de los Guardianes de la Revolución iraníes".

"Grupos Especiales" es la denominación de los militares estadounidenses para los grupos secretos chiitas que realizan actos de "terrorismo" en Irak con la ayuda financiera y militar del cuerpo de élite de la República Islámica.

"Los servicios secretos indicaron que el comandante había facilitado actividad criminal y estaba involucrado en el contrabando de armas desde Irán a Bagdad", añadió la nota castrense.

La decisión de atacar al grupo se produjo a raíz de que las fuerzas estadounidenses vieron a uno de los rebeldes llevando un arma antiaérea.

"Al percibir una actividad hostil, y con el apoyo de la aviación", se procedió a la acción, "en la que murieron unos 25 criminales y se destruyeron dos edificios", agregó el comunicado.

Danielson, sin embargo, especificó que el comandante que era su objetivo principal parece haber escapado con vida de la acción.

"Pensamos que no estaba en la zona en el momento del ataque y no tenemos datos de que sea uno de los terroristas muertos", señaló.

El ejército estadounidense declaró el fin de semana pasado que los rebeldes iraquíes usan armamento ultramoderno de fabricación iraní tierra-aire.

La operación del viernes se produce en medio de la creciente tensión entre Irán y Estados Unidos tras el reciente arresto del iraní Mahmudi Farhadi en el norte de Irak por los norteamericanos.

Irán ya reaccionó cerrando su frontera con la región autónoma iraquí del Kurdistán.

Estados Unidos sostiene que Farhadi es un agente secreto que ayudaba a milicias chiitas involucradas en el sangriento conflicto sectario iraquí.